La Verdad

Guillén admite que «muchos» jefes de servicio preparan su dimisión

Encarna Guillén.
Encarna Guillén. / Pedro Martínez / AGM
  • La consejera pide a Ciudadanos que se replantee su voto de cara al Pleno que ratificará la incompatibilidad de estos profesionales con la actividad privada

La consejera de Sanidad, Encarna Guillén, advirtió este viernes por la mañana de que "muchos" jefes de servicio de los hospitales "están transmitiendo su deseo" de abandonar el Servicio Murciano de Salud (SMS) si el próximo miércoles se ratifica en la Asamblea Regional la reforma de la Ley del Personal Estatutario, que establece la incompatibilidad de las jefaturas con la actividad privada. Guillén hizo un llamamiento a los grupos de la oposición, y en especial a Ciudadanos, para que se replanteen su voto."Todavía hay tiempo para reflexionar, y el resto de grupos políticos debe pensar en las consecuencias de esa decisión", aseguró la consejera en declaraciones a los medios tras reunirse con la plana mayor del Sindicato Médico, abiertamente partidario de la compatibilidad.

Guillén aseguró que la "no compatibilidad diferenciaría a nuestra comunidad con respecto a la mayoría del territorio nacional, lo que supondría que nuestros profesionales estuviesen en clara desventaja". Como consecuencia, podría producirse "un trasvase" de profesionales "desde el sistema público al privado o a otras comunidades". Eso supondría "un menoscabo" para el Servicio Murciano de Salud y para los pacientes, según la consejera, ya que "impediría que personas sin recursos económicos puedan acceder a ser atendidos por profesionales de prestigio".

42 jefes de servicio compaginan a día de hoy su puesto en la sanidad pública con la actividad privada, según datos de la Consejería. Esta situación se produce pese a que la Ley del Personal Estatutario ya prohíbe en realidad desde 2001 dicha compatibilidad (PSOE, Podemos y Ciudadanos han acordado ahora mantener esa regulación en la reforma de la ley). Durante años, Sanidad ha obviado la propia norma autonómica, justificando esta práctica en el Estatuto Marco del Personal de los Servicios de Salud, una ley nacional aprobada en 2003. El PP no adaptó la ley autonómica a la nacional durante más de una década de mayoría absoluta, y ahora se encuentra en minoría en la Asamblea.

Preguntada por esta situación, Encarna Guillén aseguró esta mañana que "ha habido una interpretación de la normativa y en ese sentido se ha funcionado". Ahora, afirmó, se pretende "normalizar" la regulación sobre las compatibilidades para evitar "diferencias en la interpretación".

Por su parte, el presidente del Sindicato Médico, Francisco Miralles, advirtió de que "se podría haber hecho antes" la reforma, y pidió a los partidos que "estén a la altura".