La Verdad

La Comunidad prevé una nueva bajada de impuestos para el próximo año

  • El proyecto de presupuestos de 2017 incluye un aumento de las inversiones, sobre todo para el Mar Menor

Nueva bajada de impuestos, aumento de las inversiones, sobre todo las dirigidas al Mar Menor, y mejora también de los ingresos tributarios, son algunos de los ejes del proyecto presupuestario de la Comunidad Autónoma para 2017, que la Consejería de Hacienda tiene muy avanzado a la espera de que el nuevo Gobierno central concrete el objetivo de déficit para el próximo ejercicio, dato crucial para especificar las cantidades y cerrar las cuentas.

La Consejería baraja dos posibles escenarios de déficit para 2017, el 0,5% o el 0,1%, y la diferencia entre uno y otro son 120 millones de euros arriba o abajo en el gasto de la Comunidad, según explica el consejero de Hacienda, Andrés Carrillo.

Aunque las cifras no están aún fijadas al céntimo, las líneas generales del proyecto presupuestario sí que están marcadas. Carrillo anuncia que la cifra global superará los 4.100 millones de este año, gracias a la mejora de los ingresos procedentes, entre otras fuentes, de la recaudación tributaria, del sistema de financiación autonómica (77 millones más) y de los fondos europeos (otros 50 millones extra).

Esto permitirá, según el consejero, «aumentar los recursos destinados a las grandes políticas sociales, priorizar la creación de empleo y una nueva bajada de impuestos», aunque no quiso concretar cuánto ni cuáles hasta negociarlo con los grupos de la oposición.

También hay previstos aumentos en los fondos destinados a la promoción turística, la industria 4.0 y «un incremento sustancial de la inversión en el Mar Menor», agregó Carrillo. El consejero asegura que proseguirá el próximo año con la «recuperación de las condiciones de los empleados públicos pactada con los agentes sociales», como es el pago de lo que resta de la paga extra de diciembre de 2012.

Otra de las novedades será la agilización y generalización del empleo en gastos culturales del 1% y sociales del 0,5% de todas las contrataciones de obra que realice la Administración regional durante 2017.

Todo ello será posible, además, a pesar de la ralentización del crecimiento que la Consejería calcula que se producirá en la economía regional en 2017, en consonancia con el conjunto de la economía española, aunque la Región seguirá con tasas superiores a la media nacional, según el cuadro macroeconómico que acompaña el proyecto presupuestario.

El Gobierno regional quiere tener las cuentas listas para, una vez conocido el objetivo de déficit, cerrar el techo del gasto y presentarlo en la Asamblea para su aprobación. El objetivo es empezar a negociar los presupuestos con los grupos de la oposición antes incluso de su presentación en la Cámara, con el fin de evitar los conflictos que su tramitación parlamentaria generó este año.

El Ejecutivo aprovechará la ley presupuestaria, además, para eliminar el tratamiento protocolario de excelentísimo para el presidente y de ilustrísimos para los consejeros, que pasarán a estar considerados simplemente como señores.