La Verdad

La Policía saca a los regantes de la CHS tras una bronca reunión por los pozos

vídeo

Antonio Moreno, Vicente Carrión, Francisco Gil y Santiago Martínez salen de la sede de la CHS, ayer, tras llegar la Policía Nacional. / EFE

  • La Confederación obliga a estudiar el impacto ambiental en el Campo de Cartagena y en el Mar Menor, lo cual puede retrasar varios meses el agua para los regadíos

Los regantes del Campo de Cartagena retomarán las movilizaciones a raíz del fracaso de la reunión que tuvo lugar ayer en la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) para discutir apertura de los pozos de sequía. Tras una reunión «bronca y desagradable», dirigentes de las comunidades de regantes del Campo de Cartagena y de Arco Sur, junto con los sindicatos agrarios y las cooperativas, se atrincheraron durante varias horas en la sede del organismo de cuenca reclamando un acuerdo para aligerar el trámite medioambiental y evitar que se eternice la apertura de los sondeos, como adelantó ayer 'La Verdad'. Recordaron que la falta de agua es acuciante.

El Ministerio se comprometió hace un mes a estudiar uno por uno estos pozos al amparo del decreto de sequía, pero esta medida que debe aplicar la Confederación Hidrográfica del Segura está ahora bloqueada. Los dirigentes de los regantes se negaron a abandonar el edificio hasta obtener una respuesta de los funcionarios de la CHS a sus propuestas. Ocho agentes de la Policía Nacional hicieron acto de presencia para desalojarlos, aunque al final los agricultores salieron de forma voluntaria y sin incidentes, según manifestó Vicente Carrión, de Coag-Cartagena.

Reparar los salmueroductos

Como conclusión, no se sabe cuándo se abrirán los pozos ni en qué condiciones; y la CHS tampoco se comprometió a reparar la red de salmueroductos que destrozó este verano. Fuentes del organismo de cuenca señalaron que no tenían nada que comentar, y que no hay plazo para abrir los pozos. «Nos limitamos a cumplir la ley», dijeron.

Los regantes, que acudieron a la reunión junto con Fecoam y Proexport, propusieron al presidente de la CHS, Miguel Ángel Ródenas, reducir a 10 hectómetros la extracción total de agua para evitar un trámite medioambiental que puede durar entre 4 y 6 meses. Según manifestó Vicente Carrión, los funcionarios se opusieron y dijeron que hay que realizar dos estudios de impacto: uno sobre el propio acuífero y otro relativo al efecto que pueden tener los pozos en el Mar Menor, por indicación del Ministerio. Además, estos informes lo deben hacer los propios peticionarios. Se han presentado 179 solicitudes para abrir pozos de sequía con un volumen de 14,5 hectómetros.

Otra propuesta que cayó en saco roto, según Coag, fue la reparación del salmueroducto que selló la CHS este verano para cortar los vertidos al Mar Menor. Carrión indicó que las depuradoras de San Javier, Los Alcázares, San Pedro del Pinatar y Cabo de Palos pueden eliminar los nitratos porque lo han comprobado en las últimas semanas con 120 camiones cisterna, pero para ello necesitan los salmueroductos. En este sentido, no serían necesarias las instalaciones de bioelectrogénesis.

«En estos momentos, no tenemos ninguna perspectiva sobre los pozos, pese al compromiso del Ministerio. Hemos seguido los pasos que nos iban marcando, confiando en que se iba a tomar una decisión ahora, pero nos hemos encontrado con esto», señaló el dirigente de Coag.

Los responsables de la Confederación no cedieron ante la propuesta de sacar menos agua del acuífero para poder hacer una tramitación más rápida. Apuntaron que hay una afectación a la Red Natura, en referencia al Mar Menor, y que había que evaluarlo. Los agricultores mostraron su extrañeza porque muchos pozos proceden de la sequía de los años 90 y no fue necesario este procedimiento. Asimismo, se preguntan para qué sirve el decreto de sequía recién prorrogado.

El Campo de Cartagena cuenta con estos sondeos, que se abrieron a finales del siglo pasado, y otros que se autorizaron posteriormente y que están pendientes de renovación. Aparte, están los pozos asociados a las desaladoras, que están paralizadas. El agua que extraen la mezclan con los caudales que reciben del Trasvase para reducir la concentración de sales. Dicha mezcla no suele ser superior al 20%.

Los regantes salieron con las manos vacías, a expensas de que la Confederación estudie «todas las posibilidades». Representantes de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena y de Proexport se marcharon antes de terminar la reunión y de que acudiera la Policía Nacional para desalojar al resto.