La Verdad

José Antonio L. Q.
José Antonio L. Q. / V. Vicéns / AGM

Un jurado declara culpable al guardia civil que se quedó con 13.380 euros

  • El tribunal popular cree que el juez debería suspender la pena al sargento dada su trayectoria profesional y a que ya fue sancionado por la Benemérita

La firmeza y seguridad que desplegó José Antonio L.Q. a la hora de defender su inocencia no logró convencer al jurado. El tribunal popular declaró ayer culpable a este sargento de la Guardia Civil acusado de apropiarse de 13.380 euros incautados a un asesino.

Los nueve integrantes del jurado, que dieron a conocer su veredicto a primera hora de la tarde, consideraron probada, por siete votos contra dos, la culpabilidad del acusado. En su veredicto, sin embargo, se coló un reconocimiento a la trayectoria de este profesional que, remarcaron, debería motivar -junto al hecho de que ya fue sancionado por su propio Cuerpo- que su pena quedase en suspenso.

El sargento José Antonio L. Q. defendió, en el transcurso de la vista, que guardó el dinero incautado con motivo de un doble homicidio ocurrido en Mazarrón en 2011 en la cajonera de su mesa de trabajo, en la oficina de la Policía Judicial, y que, semanas después, descubrió que este había desaparecido. Hizo hincapié en la falta de seguridad en la comandancia de Murcia y sostuvo que el temor a las consecuencias de este hecho le impidió confesar lo ocurrido a sus superiores hasta años después.

Su versión, sin embargo, no convenció al jurado, que lo condenó por no custodiar el dinero en un lugar adecuado pese a la falta de seguridad y de medidas de vigilancia que, según él mismo denunció, existía en las instalaciones de la Benemérita. El tribunal popular remarca, además, que en la comandancia existía una caja fuerte que el procesado no empleó y que tampoco tuvo la precaución de ingresar el dinero lo antes posible en la cuenta bancaria del juzgado, como algunos compañeros precisaron que se actuaba por norma general.

Los integrantes del jurado también tuvieron en cuenta, a la hora de esbozar su veredicto, que José Antonio L.Q. no informara a sus superiores una vez que se dio cuenta, según su versión, de que el dinero había desaparecido. Tampoco contestó, según precisaron en su resolución, a los múltiples escritos que la Audiencia dirigió a la Guardia Civil solicitando información sobre el paradero del dinero.

Tras conocerse el veredicto, la fiscal del caso, Marta Sánchez-Mora, reiteró su petición de que el sargento sea condenado a cinco años de cárcel y otros diez de inhabilitación. El letrado de la defensa, Andrés Silvente, solicitó, por su parte, que se le imponga al procesado la pena mínima, dos años, y que esta, tal y como pidió el jurado, se le deje en suspenso. Ahora será el presidente del jurado, el magistrado Álvaro Castaño-Penalva, el encargado de dictar la sentencia y fijar la condena.

«He luchado contra ETA»

El sargento aprovechó ayer su derecho a la última palabra, al finalizar el juicio, para reiterar una vez más su inocencia. José Antonio L.Q. recordó al jurado su trayectoria dentro de la Guardia Civil, las condecoraciones que ha recibido a lo largo de su carrera y que, en estos años, «he luchado contra ETA». Además, hizo hincapié en que solo le quedan cinco años para pasar a la reserva.

El procesado insistió, una vez más, al igual que hizo durante su declaración, en la falta de seguridad que afectaba a la comandancia de Murcia. Unas instalaciones en la que, según remarcó, en aquel momento era fácil que una persona accediese sin control por parte de los agentes.