La Verdad

Eduardo Beristain.
Eduardo Beristain. / Zacarías Cerezo

«Reflexiono sobre el paso por la vida y la lucha entre el bien y el mal»

  • Eduardo Beristain. Escultor

Dos artistas, el maestro y su discípulo aventajado, en una misma sala del Real Casino de Murcia. Se trata de la exposición que estos días propone el escultor Eduardo Beristain junto a obras de su padrino y quien le enseñara a amar también el arte: Miguel Ángel Álvarez, el maestro y referente de la pintura guipuzcoana. Beristain, jumillano de adopción, presenta diversas obras en bronce, de gran factura y acabados, en la espléndida Sala Alta. El objetivo que se persigue es fusionar en un mismo espacio pintura y escultura, los apuntes de Álvarez con las piezas del Beristain, quien reconoce en su obra influencias de Henry Moore o Walpoth. Amor, respeto, sabiduría de la tierra, luz que baña los cuerpos dibujando formas delicadas, frágiles y eternas son algunas de las etiquetas que pueden definir una exposición que estará abierta hasta el próximo 20 de octubre.

-Su padrino en las artes fue Miguel Ángel Álvarez, un referente en la pintura guipuzcoana, ¿qué aprendió de él?

-Fue como un padre para mí, desde pequeño lo veía trabajar y con él aprendí a amar el arte. Cuando modelo muchas veces recuerdo su manera de pintar, sus trazos vigorosos y su sensibilidad, que han dejado huella en mí.

-¿Por qué se decantó por la escultura, preferentemente?

-Para mí, el sentir las obras con las manos y la presencia del volumen y el espacio es más gratificante que el pincel. Aunque también me apasiona la pintura y algunas veces cojo los pinceles. Me gusta experimentar con materiales.

-¿Qué influencias iluminan su producción artística?

-La primera influencia rotunda y emocional es la de Miguel Ángel Álvarez. También hay rasgos de culturas ancestrales, influido por mi hermano Alfredo. Me ha marcado el vitalismo de Henry Moore y, por último, la sensibilidad y la delicadeza de Bruno Walpoth.

-¿Qué nos propone con 'Pasajeros del tiempo'?

-Propongo una reflexión sobre el paso por la vida, nuestra naturaleza dual, esa lucha interna entre el bien y el mal y a dónde nos conducen. También hay un pequeño homenaje a personas que me han inspirado, tales como John Lennon o Noah Sealth.

-¿En qué se inspira antes de crear?

-La inspiración es algo que no puedo buscar: viene de distintas maneras. A veces, la encuentro en algo que veo o leo, o surge trabajando. En esos momentos de introspección siento en la obra el camino a seguir.

-¿Cuál sería la obra de sus sueños?

-Ahora mismo se ha cumplido el sueño de exponer esta obra en la Sala Alta en el Casino de Murcia. La verdad es que he puesto mucho esfuerzo e ilusión y no imagino mejor marco donde exponer. Quiero disfrutar ahora de este momento sin buscar esa obra de ensueño.

-¿Qué destacaría de Murcia? ¿Qué le sorprende o gusta de ella?

-Lo primero, su gente. Soy jumillano de adopción. Toda la Región tiene una riqueza artística y paisajística enorme. La imaginería es extraordinaria, encabezada por el gran maestro Francisco Salzillo. En cuanto a Murcia, hay mucho de lo que enamorarse: su Catedral, el Casino, el Museo Salzillo y, en general, todo su patrimonio artístico.