La Verdad

El Ministerio aporta 5,1 millones a siete proyectos en los que participa el Cebas

Juan José Alarcón, director del Cebas, en una imagen de archivo.
Juan José Alarcón, director del Cebas, en una imagen de archivo. / N. GARCÍA / AGM
  • Doce empresas lideran las investigaciones relacionadas con el sector agroalimentario para mejorar la producción y hacerla más sostenible

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Espaldarazo de 5.111.060 euros para potenciar la colaboración público-privada en innovación. El Ministerio de Economía y Competitividad ha concedido ayudas a siete proyectos liderados por doce empresas, en los que participará el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas). Todas las iniciativas que obtendrán financiación están relacionadas con el sector agroalimentario: desde sistemas de riego a invernaderos, pasando por nuevas técnicas de cultivo que disminuyen la huella de carbono, producción de semillas, biofertilizantes, tratamiento y elaboración de alimentos...

Juan José Alarcón, director del Cebas, explica a 'La Verdad' que «se trata de una convocatoria muy competitiva, ya que era nacional». En el caso de los 5.111.060 euros concedidos a proyectos en los que participa el Cebas, «aproximadamente el 50% será financiado como subvención y el restante, como préstamo». Alarcón subraya que una de las claves del éxito obtenido es «la estrecha colaboración» que el Cebas mantiene con el tejido empresarial.

Dosificar agua al milímetro

Uno de los estudios subvencionados, que comenzó en julio, es el que capitanea la empresa Sistema Azud para incrementar la eficiencia en el uso del agua de los sistemas de riego localizado. Desde el Cebas precisan que «es el sistema más eficiente, aunque la tecnología disponible no está completamente adaptada a las necesidades y peculiaridades de los cultivos leñosos». El científico Diego Intrigliolo tendrá dos años y medio para definir nuevos diseños agronómicos del riego, «con el fin de determinar el volumen de suelo mojado que es necesario para optimizar el estado hídrico de la plantación, sin incrementar en exceso la tasa de evaporación de agua desde el suelo».

Pimientos para cosmética

Si el agua es uno de los problemas del sector agroalimentario murciano, el otro es la gestión, reutilización y valorización de los subproductos que genera. Se suelen emplear para biomasa y piensos para alimentación animal, pero la empresa Congelados Pedáneo y la investigadora Cristina García-Viguera tratarán de «evaluar la posibilidad de utilizar subproductos generados en grandes cantidades por la industria agroalimentaria, en este caso pimiento, como fuentes baratas de compuestos bioactivos para la fabricación de nuevos productos de la industria alimentaria y nutracéutica». Entre otras posibilidades, estudian desarrollar compuestos para la cosmética.

Guerra al gusano

Otro 'producto' típico del campo son los gusanos (nematodos). La mercantil Métodos Servicios Agrícolas y el investigador José Antonio Pascual pretenden emplear la tecnología para lograr la detección, identificación y cuantificación rápida de nematodos en agricultura, mediante análisis molecular. Si el proyecto cuaja, se obtendrá un método para frenar las enfermedades que causan estos parásitos y las pérdidas económicas que conllevan.

Más producción de tomate

El director del Cebas está al frente de esta investigación. Es el proyecto 'Genemics', en el que participa un consorcio de tres pymes liderado por Capital Genetic, empresa dedicada a la mejora genética de especies hortícolas y a la producción y comercialización de semillas. «El objetivo es desarrollar un conjunto de tecnologías que mejoren la producción de tomate mediante nuevas variedades híbridas y portainjertos con alta capacidad micorrizante y resistentes a los nematodos», resume Alarcón. «Cultivada sobre sustratos mixtos combinados con hongos micorrícicos, potenciarán el crecimiento de la planta y su producción».

Plantas que crecen antes

Si el proyecto de Alarcón con los tomates genera grandes expectativas, lo mismo ocurre con el de bioestimulantes para agricultura, cuyo investigador principal es Francisco García y la empresa abanderada, Atlántica Agrícola. Su objetivo «es crear un método científico que permita formular productos bioestimulantes a la carta», así como evaluar su eficacia de una forma más rápida.

La empresa, con más de tres décadas de experiencia desarrollando productos que mejoran la calidad de la fruta, aportará a la investigación laboratorios y técnicos, mientras que el Cebas aportará el 'know how' y las 32 hectáreas de la finca experimental que posee en Santomera. El trabajo prevé desarrollar ensayos en condiciones de campo, invernadero y cámara de cultivo, cuyos resultados serán integrados en modelos estadísticos para su aplicación práctica. Los bioestimulantes podrán ser introducidos en mercados, tanto de agricultura convencional como ecológica. «A nivel científico, se obtendrá información novedosa en un tema que hasta el momento no ha sido estudiado en profundidad, como son los efectos que tiene la aplicación de aminoácidos en plantas, tanto a nivel fenotípico como fisiológico».

El proyecto tendrá recorrido científico y también comercial porque España es el primer productor mundial y las previsiones son buenas: para 2018, el mercado mundial de bioestimulantes, que ahora crece al 12,5% anual, alcanzará una venta de 1.900 millones de euros. La gran demanda de estos productos se debe a que favorecen el crecimiento, floración, cuajado y desarrollo de los frutos, reduciendo la aplicación de fertilizantes tradicionales, disminuyendo la huella de carbono y evitando la contaminación de nitratos en acuíferos.

Nuevo fertilizante

La sostenibilidad y la utilización del I+D+i son dos de los factores comunes de los proyectos subvencionados. Valga como ejemplo el que tiene como investigador principal a Carlos García y cuya finalidad es minimizar la frecuencia y la cantidad de fertilizantes aplicados, al tiempo que se amplía la proporción de fósforo asimilable por las plantas. «Optimizará el rendimiento agronómico sostenible de los cultivos, minimizando el impacto sobre la salud del suelo por el uso intensivo de fertilizantes tradicionales». Entre otras cuestiones, se combatirá la contaminación de aguas subterráneas. La investigación se desarrollará durante tres años y el objetivo de la empresa Fertinagro Nutrientes es producir 50.000 toneladas de este fertilizante fosfatado. La comercialización arrancará en España, después dará el salto a Europa y, finalmente, llegará a América.

Cultivo hidropónico

La convocatoria del Ministerio también insuflará fondos a una iniciativa para reducir la aplicación de fitosanitarios, mejorar las propiedades organolépticas y aumentar la vida útil de los productos hortícolas. La empresa que lidera esta investigación es Rufepa Tecnoagro y el investigador, Vicente Martínez López. La meta es diseñar un sistema piloto de producción industrial en cultivo hidropónico, tanto en invernadero como en interiores acondicionados, mediante la utilización de luz artificial. «Facilitará la producción industrial durante todo el año de lechuga, canónigos, espinacas, rúcula...», aseguran.