La Verdad

La inquietud por la debilidad de la demanda se reduce

La debilidad de la demanda sigue siendo la principal barrera para el desarrollo de la actividad empresarial (57%). No obstante, son ya siete semestres consecutivos con descensos en esta variable, lo que confirma la paulatina recuperación de la confianza por el lado de la demanda y el retorno a la normalidad y a las presiones de un entorno altamente competitivo. En un segundo nivel se sitúa, con una tendencia a la baja respecto del último semestre de 2015, el aumento de la presión competitiva (48%). Con una menor relevancia y con una tendencia decreciente, los problemas de financiación (21%). Ni la capacidad ni el personal suponen factores que limiten la actividad empresarial de forma significativa.