La Verdad

«Es el primer paso de lo que viene después, que será más gordo»

  • Coag advierte de que peligran 13.000 hectáreas de arbolado en el Campo de Cartagena, que requieren un riego inmediato

La protesta cayó como un jarro de agua fría en el Gobierno regional y el Ministerio. Los convocantes sopesaron el paso que iban a dar citando a todos los colectivos a la concentración en un día clave de la campaña electoral. «Nosotros no somos políticos», comentó al respecto el presidente de los empresarios, José María Albarracín. El dirigente de Proexport y de los regantes de Lorca, Juan Marín, añadió que esta protesta «es el pregón de lo que viene después, de forma inmediata, una vez que pasen las elecciones. Será más gordo si no hay soluciones ya». La Mesa del Agua no va a esperar a que se constituya el próximo Gobierno, y anuncia que el verano va a estar muy caliente.

El presidente de los usuarios del Trasvase, José Manuel Claver, explicó que vienen avisando de la grave situación desde hace meses. «Parece que nadie se cree lo que está pasando en nuestros campos con la falta de agua y el desastre al que nos vemos abocados». Lamentó que después de cuatro años de mayoría absoluta, el Gobierno del PP no haya sido capaz de resolver el problema. Ese escenario político no se repetirá, por lo que los regantes sufren tanta incertidumbre como escasez de agua. El convencimiento de muchos actores de la Mesa del Agua es que la situación es ahora peor que hace cuatro años.

El presidente de Coag-Región de Murcia, Miguel Padilla, subrayó el problema que sufren 13.000 hectáreas de arbolado en el Campo de Cartagena y los cultivos de melón y pimiento de invernadero, que están en plena campaña y en «situación crítica» por falta de agua y con el impedimento del uso de caudales subterráneos por parte de la CHS. «Necesitamos recursos, que parece ser que los hay, pero la Administración central no quiere adoptar una solución», agregó. En cuanto a la contaminación del Mar Menor, criticó que «todas las miradas estén puestas en el sector agrícola», cuando hace una década comunicaron a la CHS que había que adoptar algún tipo de solución. «Ahora todo son prisas», informa Efe.

La consejera de Agricultura, Adela Martínez-Cachá, lamentó que en cada campaña agrícola los regantes murcianos sufran esta incertidumbre e inseguridad, cuando tienen compromisos comerciales con cadenas de distribución de todo el mundo «sin que sepan el agua con la que van a contar» para sus cultivos. Indicó que el presidente Sánchez está en contacto con el ministerio para solventar la situación.