La Verdad

Las clínicas Vitaldent de la Región abren sus puertas con «relativa normalidad»

  • En Murcia hay cinco centros, localizados en Alcantarilla, Lorca, Cartagena, Molina de Segura y la capital

Las cinco clínicas Vitaldent de la Región de Murcia, localizadas en Alcantarilla, Cartagena, Lorca, Molina de Segura y Murcia, y las del resto de España abrieron este martes sus puertas y atienden a los pacientes citados pese a presentar problemas con el sistema informático, que ha dejado de funcionar de forma generalizada, según aseguraron varios centros de esta cadena.

Desde las oficinas centrales de Vitaldent, en la localidad madrileña de Las Rozas, explicaron que todas sus clínicas están abiertas y funcionando «relativamente con normalidad» y que desde primera hora de la mañana se están recibiendo numerosas llamadas telefónicas para requerir información.

La clínica situada en la calle avenidad de la Libertad, la única de ubicada en la capital murciana, indicó que también están trabajando con normalidad ya que ellos dependen de la central porque no son franquicia.

La Policía Nacional detuvo a más de una decena de personas en una operación en la Comunidad de Madrid por supuestos delitos económicos relacionados con clínicas dentales de Vitaldent, entre ellos el presidente de la franquicia, el empresario uruguayo Ernesto Colman, por supuesto delito fiscal.

Esta circunstancia no está afectado a los pacientes, sino que todo está funcionando de la forma habitual, según señalaron trabajadores del centro de Vitaldent de Pozuelo (Madrid).

El presidente del Consejo General de Dentistas de España, Oscar Castro, advirtió en el mes de enero que las franquicias de clínicas dentales son un modelo empresarial "con pies de barro que en cualquier momento se desmorona".

A raíz del cierre inesperado de nueve clínicas dentales que la cadena Funnydent en la Comunidad de Madrid y en Cataluña, que dejó a más de un millar de pacientes con "tratamientos a medio hacer". Castro denunció que en España no existe una legislación que obligue a que el profesional sea el propietario y el gestor de su propio trabajo.

La normativa permite que grupos empresariales se introduzcan en el sector sanitario y "utilicen la salud como fin para ganar dinero", lo que, a juicio de Castro, favorece que proliferen "empresarios de la salud", cuyo único objetivo es obtener beneficios "sobre todas las cosas".

Castro alertó de que, para aumentar sus ganancias, estos empresarios tienen que ajustar los precios de los servicios que ofrecen pagando "lo mínimo" a los profesionales que contratan y utilizando "materiales de peor calidad".

A su juicio, la administración central debería poner coto a este tipo de situaciones, ya que en "ningún país de Europa se da esto de las franquicias de clínicas dentales con publicidad engañosa en todos los medios de comunicación, incluso en televisión" como ocurre en España.

El Consejo General de Colegios de Dentistas insistió, además, en que es necesario que se articulen las acciones necesarias para que, si cesa la prestación del servicio, pueda interrumpirse el pago de las cuotas de manera inmediata y se lleve a cabo la condonación del crédito suscrito.