La Verdad

Rajoy pasa de puntillas sobre la corrupción, aunque admite que «ha hecho daño»

vídeo

Rajoy, hoy en Murcia, junto a Sánchez y Valcárcel. / V. VICÉNS / AGM

  • El presidente en funciones reivindica en Murcia su derecho a formar un Ejecutivo encabezado por él y asegura que si Sánchez fracasa y cuenta con los apoyos se presentará a la investidura | Recibe el calor y el cariño de los populares murcianos un día después de reunirse con el líder de los socialistas, el cual «no podrá gobernar» y al que «combatirán democráticamente»

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, pasó de puntillas este sábado en Murcia sobre las investigaciones en torno a la corrupción que está sacudiendo la vida política española, aunque reconoció que esta "ha hecho mucho daño" a su partido.

Noticias relacionadas

"Hemos tomado muchas medidas. Ahora todos actúan con independencia y libertad: la Justicia, la Fiscalía, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Agencia Estatal Tributaria", al margen de "lo que podía pasar antes", apostilló, aunque sin referirse, en concreto, a las diligencias llevadas a cabo en el marco de operaciones en curos como 'Taula', en Valencia, 'Púnica', en Madrid, o la imputación del Equipo de Gobierno del PP en Los Alcázares, por presunta prevaricación y cohecho, esta última, en la adjudicación de unas obras.

Rajoy hizo estas declaraciones durante su intervención en la Junta Directiva del PP de la Región de Murcia, un día después de su reunión con el líder del PSOE y en la que recibió el calor y el cariño de los populares murcianos. A la reunión en Murcia no asistió, precisamente, el alcalde de Los Alcázares, Anastasio Bastida, investigado judicialmente. Tampoco se acercó el expresidente regional Alberto Garre, muy crítico con el Gobierno Valcárcel el pasado miércoles durante la comisión de investigación de la Asamblea sobre la desaladora de Escombreras.

Dispuesto a someterse a la investidura

Por otra parte, Rajoy reivindicó la victoria del PP en las elecciones generales y su derecho a gobernar, y se mostró dispuesto a someterse a una sesión de investidura si el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no consigue los apoyos necesarios y él cuenta con ellos.

"Si el señor Sánchez no consigue su pretensión, el PP está dispuesto, si tiene los apoyos suficientes, a ir al Congreso de los Diputados a defender su programa y, por tanto, someterse a la votación de las Cortes", dijo.

El presidente del Gobierno en funciones afirmó que Sánchez "puede ganar la investidura pero no podrá gobernar", si acude a la "única alternativa" más allá de un pacto con el PP: "un gobierno de Podemos presidido por Sánchez y con el apoyo de los independentistas", y aseguró que, de producirse dicho pacto, supondría "un torpedo en la línea de flotación de la economía española y de la creación de empleo".

En este sentido, recordó que en Cataluña "se siguen dando pasos en la mala dirección" y aseguró que Sánchez no podrá gobernar sin, al menos, "el acuerdo tácito" con los partidos nacionalistas catalanes. "Y, si gobierna con ellos, malo, muy malo, para España", subrayó.

Además, aseguró que, en caso de que el líder socialista consiga articular un pacto para ser investido presidente del Gobierno sin el PP, el PP "combatirá democráticamente" contra dicho Ejecutivo.

Durante su intervención, Rajoy urgió a Sánchez a formar un Gobierno en el plazo más breve de tiempo posible porque "no se puede estar indefinidamente sin Gobierno para que alguien se haga propaganda". "España necesita un gobierno y lo necesita ya. La economía está ahí, la prima de riesgo está ahí, en Cataluña se están dando pasos en la mala dirección, las agencias de rating están avisando", advirtió.

Por ello, volvió a reivindicar un acuerdo PP-PSOE-Ciudadanos, para un Gobierno liderado por él y ha criticado que el líder socialista "no pidió absolutamente nada" en la conversación que mantuvieron este viernes. "Lo único que ha dicho es que no quiere saber nada del PP", indicó Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones reconoció que los resultados de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre significan que su Ejecutivo "ha hecho muchas cosas bien" pero también que "otras no las ha hecho tan bien". "Los españoles reconocieron las cosas buenas que hizo el PP los últimos cuatro años y entendieron que había cosas que no habíamos hecho tan bien y vamos a intentar rectificarlas -indicó. Procuraremos hacerlo mejor en el futuro".

Pacto «sensato»

Rajoy reivindicó su oferta de pacto con PSOE y C's como "un planteamiento sensato" y subrayó la necesidad de un nuevo Ejecutivo que lleve una línea continuista con los planteamientos económicos del anterior, y que, a su juicio, han sido avalados por los resultados de las elecciones generales. "Todo el mundo reconoce que ha sido un éxito y ha impedido que España cayera al fondo del pozo como pronosticaban", aseguró.

"Si damos marcha atrás en las reformas, en este país volveremos a las andadas, volveremos atrás y volveremos a los tiempos de la crisis que queremos dejar atrás. Ahora ya vuelve a haber problemas en Europa, ya se vuelve a hablar de la prima de riesgo, ya se habla de débil crecimiento económico. Hemos visto como en algún país se suspendía la cotización de varias entidades financieras, también estamos viendo lo que sucede con la economía mundial, con China y con las bolsas de las economías emergentes", advirtió.

Por eso, se mostró convencido de que "es el momento de tomar medidas económicas serias" para "fortalecer" la economía española "ante lo que pueda pasar" y aseguró que un pacto entre el PSOE y Podemos es "el peor mensaje que se puede dar" a la economía.