La Verdad

«Nuestro voto debe contar igual»

vídeo

La sede de Croem acogió ayer un debate electoral sobre discapacidad organizado por Feaps. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

  • Personas con discapacidad intelectual reivindican su derecho al sufragio

Jesús Vera tiene muy claro por qué quiere votar en las próximas elecciones autonómicas y municipales: «Para defender mis derechos, porque veo muchas injusticias hacia los discapacitados. Necesitamos más ayudas y más centros especializados». No podrá, sin embargo, cumplir su deseo. Un juez declaró su incapacidad, despojándolo del derecho de sufragio. Jesús padece una parálisis cerebral, y desde la muerte de su madre vive en la residencia de la asociación Astus en Cartagena.

Su situación es similar a la de centenares de personas con algún tipo de discapacidad. «La incapacidad es una herramienta necesaria, que permite protegerlos. El problema es que habitualmente los jueces han acompañado esa incapacitación de la retirada del derecho al voto, cuando muchos de ellos sí tienen la capacidad para poder ejercerlo», explica Rafael Piñana, asesor jurídico de la Federación de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual y Parálisis Cerebral (Feaps).

A Jesús Vera le interesa la actualidad. «Todas las noches veo el telediario. Me gusta informarme», explica. «Nuestro voto debería contar igual», se lamenta. También José Miguel Cárceles sigue los informativos. Él sí podrá votar en las elecciones, porque en su caso el juez estableció una incapacidad parcial que afecta solo a las gestiones patrimoniales y económicas, y no a su derecho al sufragio. Todavía está pensándose a quién irá su voto. «Es que los políticos prometen mucho y luego hacen poco. Mira Rajoy, dijo que iba a bajar los impuestos y los ha subido», se queja.

Ayer, José Miguel Cárceles y Jesús Vera tuvieron a los políticos delante, y pudieron transmitirles sus quejas y preocupaciones. PP, PSOE, IU, Podemos, Ciudadanos, UPyD, Vox y Recortes Cero participaron en un debate organizado por Feaps en el que se abordaron los problemas de accesibilidad, las dificultades para conseguir un trabajo y el estado de la Ley de Dependencia, entre otras cuestiones. «¿Por qué si tengo un empleo y vivo en una residencia, el IMAS se queda con el 90% de mi sueldo y no me queda nada para mis gastos?», les preguntó a los representantes de los partidos Fernando Sánchez, de la asociación Ascom. Romina Cerezo, que necesita de una silla de ruedas para desplazarse, les recordó que moverse por la ciudad sigue siendo una carrera de obstáculos. «Las aceras no están en buenas condiciones, y en muchos autobuses las rampas no funcionan o los asientos para personas con discapacidad están ocupados», se quejó.

Los partidos tomaron nota y respondieron a las reivindicaciones con buenas palabras en un debate que fue de guante blanco. Violante Tomás, del PP, subrayó que «Murcia es una de las primeras comunidades en apoyo a la contratación de personas con discapacidad», mientras Rosa Peñalver (PSOE) denunció los altos copagos a los usuarios de residencias y «la falta de recursos» en los colegios para la integración de los alumnos con discapacidad. Esther Herguedas (Ganar la Región) apostó también por la integración escolar, mientras Jesús Adolfo Guillamón (Ciudadanos) propuso destinar el 1% del presupuesto de la Comunidad a mejorar la accesibilidad. La introducción de cláusulas en las adjudicaciones de la administración pública para fomentar la contratación fue una de las medidas planteadas por César Nebot (UPyD), mientras Cinta Gómez (Podemos) apostó por un mercado laboral «inclusivo» y por una completa igualdad de derechos.