La Verdad

El acusado de prender fuego a la sierra de La Muela se enfrenta a nueve años de cárcel

Un helicóptero arroja agua sobre un área de la sierra de La Muela afectada por el fuego.
Un helicóptero arroja agua sobre un área de la sierra de La Muela afectada por el fuego. / P. S. / AGM
  • La Fiscalía solicita que el procesado, que acudió al monte para tratar de avistar ovnis, pague casi 300.000 euros por los gastos de extinción

Subió a la montaña más alta de Cartagena a avistar ovnis y acabó prendiéndole fuego al monte. El cartagenero A.S.A. se enfrenta a una petición de nueve años de prisión acusado de causar un incendio forestal de grandes magnitudes en la sierra de La Muela al lanzar un cohete con paracaídas con el fin de ser localizado por otras personas con las que se había citado. El fuego afectó a casi once hectáreas del espacio natural de Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán y en su extinción se tardó casi dos días.

La Fiscalía, en su escrito de conclusiones provisionales, solicita también que el acusado, que será juzgado por la Audiencia Provincial de Murcia el próximo jueves, indemnice a la Comunidad Autónoma con casi 300.000 euros por los gastos de extinción y por la pérdida de valor ecológico y ambiental de la zona afectada.

Los hechos, según explica el Ministerio Público en su informe, ocurrieron en la madrugada del 11 de junio de 2012, cuando el imputado, que tenía entonces 28 años de edad, lanzó, presuntamente, el cohete «ignorando las más elementales medidas de precaución», en el paraje conocido por Sierra de la Muela. Al impactar el artefacto contra el suelo provocó un incendio que afectó a casi once hectáreas del espacio natural de Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán y en cuya extinción se tardó casi dos días.

Para apagar las llamas, añade la Fiscalía, fueron utilizados los servicios de tres helicópteros de la base helitransportada, un avión de coordinación y vigilancia aérea y efectivos medioambientales, junto con agentes de la Guardia Civil, de la Policía Local y del servicio de bomberos. La acusación estatal señala que el procesado es autor de un presunto delito de incendio forestal cometido por imprudencia grave y pide para él nueve años de prisión y una multa de 3.000 euros -diez meses de multa con una cuota diaria de diez euros-.

Noche de luna llena

Según pudo saber este diario, el acusado quedó aquella noche -era sábado- con varias personas en esta zona montañosa para intentar divisar ovnis aprovechando la luna llena de junio. Al parecer el avistamiento respondía a un llamamiento convocado por un conocido programa radiofónico especializado en asuntos paranormales.

Tras intentar infructuosamente localizar a quienes iban a acompañarle en la observación, decidió marcar su posición en el monte lanzando un cohete de luz roja para embarcaciones. Ese hecho acabó originando el incendio forestal. Horas después del inicio del fuego, personal de la Unidad Militar de Emergencia (UME), que había acudido al lugar para colaborar en las tareas de extinción, localizó la carcasa metálica de la bengala.

La Guardia Civil encontró, no muy lejos de allí, el lanzador del artefacto y, con ello, el punto desde el que supuestamente el mismo había sido proyectado. Otras fuentes ligadas al caso añadieron que la Guardia Civil se incautó de otras cinco bengalas similares entre la vegetación del monte. Cuatro excursionistas que se encontraban en el monte tuvieron que ser evacuados de la zona.