La Verdad

«La pérdida paulatina de valores sociales»

Le disgusta:

«Odio la intolerancia y la mentira. No me gusta la hipocresía ni el fanatismo ni la pérdida paulatina de valores sociales. De la vida en general me entristece la injusticia y la discriminación. Y huyo del victimismo. De las relaciones sociales, no me gustan las personas que miran por encima del hombro, pero tampoco aquellas que esconden su cabeza debajo del mismo. Y entrando en un plano menos trascendental de lo que me disgusta, también puedo añadir que no me gusta madrugar ni me gusta el cilantro».