La Verdad

Sanidad controlará la radiación recibida por cada paciente sometido a pruebas

Una médico sostiene una radiografía.
Una médico sostiene una radiografía. / Fotolia
  • Los médicos y los propios enfermos podrán conocer las dosis acumuladas por radiografías y TAC

Someterse a una radiografía, una mamografía o un TAC es imprescindible cuando esas pruebas se necesitan para llegar a un diagnóstico. Pero cada vez que el paciente pasa por rayos X recibe determinadas dosis de radiación que dejan de ser inocuas si se produce un abuso en la utilización de estas tecnologías. Por eso, el Servicio Murciano de Salud (SMS) ha implantado un sistema de control que permitirá a los médicos y a los propios pacientes conocer el historial de exposición a la radiación, evitando así la acumulación de pruebas cuando se superen los límites recomendables. La medida la anunció ayer el director gerente del SMS, Manuel Ángel Moreno, y supone llevar a la práctica un proyecto que llevaba años gestándose.

Sanidad aplica de esta manera una directiva de la Unión Europea, que instó en 2013 a los países miembros a implantar antes de 2018 sistemas para controlar y medir la dosis de radiación a las que se someten los pacientes. La Región se adelanta en tres años a la disposición comunitaria, destacó ayer Moreno. «Murcia se convierte en una de las primeras regiones de Europa que aplica este sistema en todos sus hospitales públicos para garantizar la calidad de la imagen diagnóstica, evitando la sobreexposición del paciente», aseguró en un comunicado de prensa.

El nuevo modelo, integrado con los sistemas de información del SMS, cubre los servicios de Radiología, Medicina Nuclear y Radioterapia. Permitirá controlar de manera centralizada los 80 equipos digitales de imagen médica instalados en la red de hospitales públicos de la Región, y permitirá conocer con mayor exactitud la dosis de radiación recibidas en las pruebas digitales de diagnóstico, tales como la tomografía computerizada (TAC) o los rayos X. Moreno explicó que «así se podrá hacer un diagnóstico preciso de los niveles de radiación a los que se expone a los pacientes, homogeneizar las dosis de cada prueba y reducir, si fuese preciso, sustancialmente dichos niveles».

El uso de las pruebas de Radiodiagnóstico se ha multiplicado en los últimos años. En 2013 se realizaron 1,5 millones en todo el Servicio Murciano de Salud. Por ejemplo, se ha pasado de 66.079 TAC en 2003 a 123.583 en 2013 gracias a la mejora en la tecnología. Pero este fuerte incremento también obliga a evitar la sobre exposición.

Los pacientes murcianos se someten a mayores dosis de radiación que los de otras comunidades. Así, en la Región se realizan cada año 950 pruebas de imagen por 1.000 habitantes, mientras la media nacional se sitúa en 800.