La Verdad

Los ojos de la nueva generación

fotogalería

Daniel Serrano, Paco Álvarez, José Antonio García, Manuel Gutiérrez Novela y Álvaro Redondo, el núcleo de Immersion Vrelia, con el prototipo de las gafas de realidad virtual y aumentada que van a poner en el mercado en apenas dos meses. / Martínez Bueso

  • Murcia tendrá un destacado papel en la próxima revolución tecnológica, la de la realidad virtual y aumentada

La historia de cómo la tecnología va a volver a cambiar nuestras vidas pudo iniciarse en el patio de un colegio sevillano, en 1992. Allí, con 14 años, José Antonio García dormía con su madre en una tienda de campaña. Era la forma de ahorrar algo en alojamiento para que el chaval pudiera, por tercera vez, visitar los rudimentarios aparatos de realidad virtual que se mostraban en la Expo de 1992. «Vi el futuro y lo que quería ser», recuerda este ingeniero murciano mientras enseña sus visores de realidad virtual, con el logotipo de Immersion Vrelia, la firma que desde Murcia quiere «cambiar el mundo».

El segundo capítulo de esta historia se escribió -como no podía ser de otra forma- en Silicon Valley, la meca tecnológica californiana, donde una vez Facebook, Twitter, Instagram, Google o incluso Apple fueron pequeñas 'start ups' con una idea en busca de financiación. Allí, en mayo de 2014, José Antonio y sus compañeros de sueño -Daniel Serrano, Paco Álvarez, Manuel Gutiérrez y Álvaro Redondo- consumían su último cartucho persiguiéndolo. «Habíamos empeñado todo nuestro capital en ese viaje, si fracasábamos, cerrábamos la empresa», recuerda el emprendedor murciano. Y allí, en un pequeño mostrador, encajonados entre gigantes del sector como Oculus Rift, Sixense o Morpheus se los encontró el ingeniero mexicano Manuel Gutiérrez Novela.

Y casi de novela es todo lo que ocurrió desde entonces. Les adelanto el final: Immersion Vrelia, la empresa surgida de ese encuentro, busca 100.000 metros cuadrados en la Región para construir su centro de fabricación y logística en Europa. La inversión podría rondar los 5 millones de euros y crear 150 empleos directos de altísima cualificación, además de colocar a la Región a la cabeza de la próxima revolución tecnológica: la de la realidad virtual y aumentada.

Cambiar el mundo

«Queremos cambiar el mundo, no nos importa el dinero», repiten tanto Gutiérrez Novela como García, con la seguridad de que -si las cosas salen bien-, dentro de muy poco los 15 miembros de Immersia Vrelia serán millonarios. Las gafas de realidad virtual que han patentado y empezado ya a producir y enseñar a organismos como la NASA o el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, serán las culpables. «En 2017 serán tan comunes como un 'smartphone'», explican. En realidad, las gafas necesitan de un teléfono inteligente que se coloca frente a sus visores para funcionar. Y esa es la ventaja: la plataforma es casi universal. Para colmo, también son compatibles con PC y cualquier entrada HDMI.

El ingeniero mexicano era ya una eminencia cuando se encontró en mayo en el Silicon Valley Virtual Reality Meetup con este grupo de jóvenes licenciados murcianos, en los que hay desde informáticos a 'telecos' o expertos en diseño 3D, postproducción y videojuegos. Novela es poseedor de más de 30 patentes, entre ellas la del estándar del Blu-Ray en 3D, y ha levantado ocho empresas tecnológicas a sus 44 años. Pero supo ver en los murcianos ganas, empuje y talento. Supo verse a si mismo años atrás, luchando por sus sueños.

En 38 días sacaron su primer prototipo y en julio ya deslumbraban a la NASA. Ahora se preparan para dar el gran salto, el de llevar su tecnología a la calle: «Las aplicaciones son casi infinitas», explican. Desde arquitectura a defensa, pasando por comercio, turismo, periodismo, videojuegos y, sobre todo, docencia. «Nosotros creamos el sistema y los dispositivos, las aplicaciones de 'software' irán por otro lado», explican.

Ese «otro lado» es Alter Space, una especie de Apple Store en la que ya hay trabajando 20 grandes desarrolladores. Por ahora se puede pasear por Marte gracias a las imágenes reales de la NASA, simular operaciones quirúrgicas o visitar casas en venta como si estuviéramos dentro de ellas. Pero las aplicaciones y los contenidos crecerán de forma exponencial, sobre todo porque los grandes ya han puesto sus ojos en su sistema: «Tanto Oculus como Morpheus están demasiado constreñidos a sus respectivos nichos de Facebook y PlayStation. Nosotros queremos ser un estándar universal», explica Novela.

El dispositivo básico -existe otro más profesional que dobla su capacidad- ya se podrá adquirir estas Navidades por 79,99 dólares, poco más de 62 euros. La realidad -y no precisamente virtual- es que ya hay gigantes de la distribución y los contenidos detrás de la idea. En la Región, además del apoyo del que disfrutan a través del Info, el Instituto Tecnológico de la UCAM -la mayoría son licenciados en ella- les está poniendo en contacto con inversores potenciales. Hoy abren su sede en la zona de Atalayas, desde la van a revolucionar el mundo con acento murciano. Que usted lo vea... con sus gafas de realidad virtual.