La Verdad

Martínez Rico, ayer, en uno de los patios de la UCAM.
Martínez Rico, ayer, en uno de los patios de la UCAM. / N. GARCÍA /AGM

«Antes de la reforma laboral, la única fórmula para ajustar era despidiendo»

  • Ricardo Martínez Rico Presidente ejecutivo de Equipo Económico. «Erramos en el diagnóstico de los síntomas; reaccionamos tarde ante la crisis»

Socio fundador de la consultora Equipo Económico y miembro del Advisory Board Europeo en Washington, Ricardo Martínez Rico está firmemente convencido de que el crecimiento económico ha venido para quedarse. Exsecretario de Estado de Presupuestos con Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro, defiende con firmeza los efectos de la reforma laborar. Ayer pronunció una conferencia sobre el crecimiento empresarial y el reto de la internacionalización en la Cátedra Internacional de Nuevo Emprendimiento de la Universidad Católica (UCAM).

-Hace unas semanas dijo que España se encuentra ya en fase de recuperación y creación de empleo. Tras los últimos datos, ¿lo mantiene?

-Estos días que vivimos tantas turbulencias en los mercados, expresar una opinión económica es más complicado. Europa está en un momento difícil; Francia, Italia y Alemania crecen menos de lo previsto, pero España, en este contexto, está resultado un mejor ejemplo de que las reformas económicas están teniendo éxito. Hemos pasado de unos años muy difíciles a un progresiva senda de crecimiento, todavía suave, pero suficiente para generar empleo.

-Pero las cifras de paro, y más en esta Región, siguen siendo demoledoras...

-Venimos de una etapa de recesión y destrucción de empleo muy intensa. Lo primero que ha habido que hacer ha sido estabilizar la economía, reducir el déficit desde el 11%, y ahora volvemos a crecer con creación de empleo. Este es un proceso progresivo. ¿Que hace falta crear mucho empleo más? Sí, pero estamos en la senda adecuada para crecer y recuperarnos. El proceso de ajuste ha sido de una dureza extraordinaria, y la recuperación es siempre más lenta, pero los indicadores de la Región, en turismo, mejora de expectativas, estabilización del sector inmobiliario, automóviles... son positivos.

-¿Cree que la reforma laboral ha sido positiva para el país?

-Es una de las reformas mejor valoradas internacionalmente. Todas las señales internacionales eran muy pesimistas y críticas con la economía española, y en cuanto se pusieron las reformas en marcha, sobre todo las del sector público, la financiera y la laboral, mejoraron, y los grandes inversores internacionales percibieron que frente a la falta de reformas de otros países, en España se estaba haciendo lo necesario para ganar competitividad, y ese ha sido uno de los elementos más relevantes para recuperar la inversión. Y España y la Región dependen de la inversión extranjera.

-Si la Región de Murcia ha tenido oxígeno estos años, ha venido de la exportación. ¿Es el camino?

-Los datos del sector agroalimentario demuestran un esfuerzo extraordinario en regiones como Murcia. El sector agroalimentario sigue creciendo al 6%. Un sector agroalimentario potente tira del resto de la economía.

-Esa dependencia del sector exterior, ¿no expone demasiado a los vaivenes de otros países?

-El sector agroalimentario ha hecho un esfuerzo grande por diversificar al Reino Unido, Rusia, países escandinavos... Pero al mismo tiempo que se mantiene un sector exterior competitivo, el consumo interior debe recuperar algo más de protagonismo para que tengamos un crecimiento más balanceado y más intensivo en creación de empleo.

-La razón de que se mantengan las exportaciones, también en el turismo, hay que buscarla en la moderación salarial, que a la postre implica despidos y bajadas de sueldo para los trabajadores...

-Vivimos en un mundo de competencia global, y las empresas se han visto forzadas a ajustar sus partidas de gasto, entre ellas, sus costes laborales. Pero hay un antes y un después de la reforma laboral, que permite a las empresas adaptarse al momento económico, y negociar con sus empleados de modo que puedan negociar mejor contenciones salariales o flexibilidad frente a despidos. Antes la única fórmula de ajustar era despidiendo. Ahora, las empresas se han ajustado tanto que en cuanto notan tirón de demanda tienen que contratar de nuevo, y eso está ocurriendo.

-Fue secretario de Estado de Presupuestos en un momento de equilibrio que ahora se le antojará inalcanzable...

-Buscar el equilibrio presupuestario es tan relevante ahora como siempre lo ha sido. Así hemos logrado mejorar la financiación del país o bajar los tipos de interés, y podemos financiar mejor a las comunidades autónomas.

-Echando la vista atrás, como valora las políticas de liberalización económica emprendidas en su época como secretario de Estado?

-La combinación de estabilidad económica, reformas y apertura el exterior es el modelo adecuado para crecer.

-Es miembro del Advisory Board Europeo en Washington, ¿cómo salieron ellos tan rápido de la crisis?

-Son muy pragmáticos, ajustan muy rápido porque tienen mercados muy flexibles, y eso hace que los vaivenes sean mayores pero en pocos trimestres recuperen. También se benefician de nuevos hallazgos, como el 'shale gas', que ha provocado una reindustrialización del país y ahorro en los costes energéticos.

-En la Región se han autorizado los primeros estudios, ¿es una mina?

-España es muy dependiente de la importación de energía, y en Estados Unidos hay regiones creciendo al 12%. El país siempre tiene que estar abierto a nuevas fórmulas.

-¿Cómo valora el escándalo por el uso de tarjetas opacas?

-El tema se está enfocando de la forma adecuada, pero no soy conocedor de la situación.

-¿Cree que el PP debería expulsar a Rodrigo Rato?

-No tengo opinión sobre eso.

-Es socio fundador de Equipo Económico, donde asesoran sobre oportunidades de negocio. ¿Dónde están ahora?

-Lo más relevante es que el mundo financiero se ha dado la vuelta y ahora hay financiación para nuevos proyectos, como la consolidación de empresas, la reestructuración de la carga financiera. Estados Unidos y América Latina, en concreto Perú y Colombia, están creciendo, en telecomunicaciones, infraestructuras, en el campo agroindustrial, en desarrollos turísticos...

-Mirando otra vez atrás, ¿se podría haber gestionado mejor la crisis?

-No fuimos conscientes de los desequilibrios tan intensos que generaba nuestro crecimiento, y erramos en el diagnóstico de lo profundo de los síntomas, y reaccionamos tarde, ya con un déficit del 11%.

-¿Cree que el ascenso de formaciones como Podemos puede afectar a los mercados internacionales?

-La estabilidad política es un activo muy relevante de cara a los mercados internacionales y a la consolidación del crecimiento. Para los inversores, el hecho de que haya un manejo ortodoxo de la política económica es muy relevante.