La Verdad

:: álex
:: álex

Un científico comprometido

  • El joven investigador ha recibido un espaldarazo internacional al ser designado editor de la prestigiosa revista 'Scientific Report'

Su interés por la Física le viene desde muy pequeño. Con 5 y 6 años le encantaba jugar con imanes y desarmar, o más bien romper, cualquier aparato a su alcance para ver qué tenía dentro. Ítem más: su profesor del colegio público Antonio Díaz aún debe recordar que, con solo 7 años de edad, cuando preguntaban a Javier Prior (Murcia, 1979) qué quería ser de mayor, él respondía resueltamente: «Físico». Y un físico es. Pero no cualquier físico, sino un destacado científico que, pese a su juventud, acaba de recibir un reconocimiento internacional explícito al ser elegido editor de la revista 'Scientific Report', del grupo 'Nature', cuyo índice de repercusión de los artículos que publica es muy alto.

Residente en Murcia y currante en Cartagena, Prior se siente tan murciano como cartagenero y su nombramiento le ha supuesto una alegría, «principalmente porque ha sido a propuesta de compañeros científicos». Lo cual significa que sus colegas piensan que está capacitado para distinguir el grano de la paja, es decir, para decidir qué trabajos deben ser publicados y cuáles no. Una labor que ya ejercitó durante las dos conferencias de relevancia internacional que organizó en Cartagena (www.cqs.upct.es y www.qion14.upct.es). A ellas acudieron algunos de los mejores científicos del mundo y comprobaron cómo este profesor de la UPCT fue capaz de coordinar y elegir los trabajos de más importancia entre las muchas propuestas que llegaron. Pero también le debe significar que su trabajo se valora internacionalmente y está bien considerado como investigador, por más que a él le dé cierto apuro ser noticia; «de esto ya se está hablando demasiado y puede parecer que me gusta presumir».

Sacar tiempo al tiempo

Y es que Prior no va de listo. Su curriculum y su conversación delatan una inteligencia superior a la media -él lo sabe y de vez en cuando se nota que lo sabe- pero no va de prepotente. Le gusta trabajar desde su despacho sin hacer ruido, algo que aprendió de sus padres, su referente intelectual. El 'gran secreto' de su hasta ahora exitosa trayectoria es el trabajo. Este verano solo se ha tomado tres días de descanso porque, cuando tiene vacaciones aquí se va a trabajar a Alemania (a la Universidad de Ulm, de la que es académico visitante), pero esto no quiere decir que no le dedique tiempo a su otra gran pasión: la familia.

De su mujer; Carmen Escribano, dice que «es un puntal importantísimo de mi vida» y recuerda que consiguió un proyecto de investigación «que nos llevaba a pasar dos años entre EE UU, Inglaterra, Australia y Singapur. Mi mujer no me puso ningún problema y cuando me lo dieron nos alegramos un montón». Pasa mucho tiempo con sus niños (Javier, Paula y Carmen) jugando y haciendo cosas productivas porque, eso sí, «detesto perder el tiempo». Su 'examen de conciencia' cada noche se centra en preguntarse si le ha obtenido todo el provecho al día.

¿Qué cómo lo consigue? Pues sacando tiempo al tiempo porque además de lo dicho le encanta el deporte, principalmente atletismo y windsurf, aunque también le gusta jugar al tenis, baloncesto, voleibol y, aunque no es muy futbolero, este verano se ha interesado por las noticias sobre el Real Murcia «y todo me ha parecido impresentable».

Débito social

Pero Javier Prior, a quien le gusta charlar sobre Física por pura afición como otros charlamos sobre fútbol, no solo está comprometido con la Ciencia: también lo está socialmente. Quisiera que en nuestra sociedad hubiese mayor masa crítica y le gustaría contribuir a la mejora social. ¿Desde la política? «Estoy donde quiero estar y no soy profesor de Universidad por casualidad o como vía para otra cosa. He llegado a la conclusión de que las sociedades mejoran con el trabajo individual de sus ciudadanos», responde.

Precisamente uno de los motivos por los que le gusta tanto su trabajo es que le permite ayudar a la educación de muchos niños -«mis niños de 18 y 19 años»- en la creencia de que las sociedades se cambian desde la educación. «Para mí, la educación es lo más importante que le puedo dar a mis hijos, ya que como científico no espero dejarles muchos bienes».

No obstante, y por dejar alguna pincelada, a Javier, que también gusta hablar de Economía, le parece indignante que el Estado haya avalado y transformado en deuda pública la deuda privada proveniente de cajas de ahorros, bancos, eléctricas, constructoras&hellip. También cree que se es muy permisivo con los casos de corrupción y que Murcia es una región que debe salir reforzada moralmente de esta crisis.

¿Dónde va el dinero?

Investigador en las universidades de Birmingham, Oxford, Londres y Ulm, responsable del grupo de investigación 'Quantum Many Body Systems' en la UPCT, donde imparte clases, este experto en Física Cuántica ha coordinado en el último año una reivindicación de los investigadores: Murcia es la única comunidad en España que no paga complementos por su actividad investigadora a los profesores que contrata. «Así de triste. Y lo sorprendente es que todavía nos queden ganas de trabajar e investigar».

Así que aquel niño que siempre quiso ser físico y que con 7 años fue a ver a Severo Ochoa, entonces su ídolo, de adulto no puede dejar de preguntarse dónde va el dinero. Porque le preocupa profundamente lo que está pasando con la educación de calidad de nuestra región. «Digo de calidad porque en Murcia tenemos dos universidades muy buenas, como la de Murcia y la Politécnica de Cartagena, que están sufriendo unos recortes brutales».