Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

GUSTAVO BUENO FILÓSOFO I LA NUEVA TORRE DE BABEL I I 'ESCUCHEMOS A LOS SABIOS DE LA TRIBU'

Tras la cita de hoy con José Luis Sampedro y Carlos Taibo, el polémico ensayista clausura mañana el ciclo de Cajamurcia
15.10.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Obama es un poco tirando a negro; esa es su diferencia con Bush»
PROPUESTAS. El filósofo Gustavo Bueno, que mañana hablará en Murcia. / ANDRÉS FERNÁNDEZ
Gustavo Bueno. Filósofo. Vitalista, conversador inagotable, independiente, polémico, admirado, criticado, autor de obras vibrantes como La fe del ateo, La vuelta a la caverna y El mito de la izquierda: las izquierdas y la derecha. Mañana jueves, a las 20.00 horas, Bueno participará en el ciclo La nueva Torre de Babel, que coordina Antonio Arco para la Fundación Cajamurcia, con la intervención Diez propuestas para empezar a entendernos y otras reflexiones. No deja a nadie indiferente.

-El Gobierno tranquiliza a cajas y bancos con 100.000 millones de euros. No sé si a usted esta medida también le tranquiliza.

-En la medida en que dependemos de los bancos, sí, claro, alguna tranquilidad supone. Es la propiedad transitiva, que decían los clásicos: yo tranquilizo al que me intranquiliza, pues así me tranquilizo yo también. Pero, vamos, tal como está todo el tinglado económico establecido, es muy difícil cambiarlo, creo. El Gobierno español ha hecho lo que han hecho también los otros gobiernos del sistema, porque hay que tener en cuenta que el capitalismo hace ya mucho que sentó sus reales.

-¿Y entonces, qué?

-¿Entonces, qué? Pues que cuando se habla, por ejemplo, de la diferencia entre Obama y Bush, ¿de qué diferencia hablamos? La diferencia quizá sea que Obama es un poco tirando a negro, y el otro no.

-¿Sólo eso?

-Obama y Bush son lo mismo. Si van a Irak o a Afganistán, unos dicen que van a salvar tal cosa, y los otros que van a salvar tal otra, pero es lo mismo. Estamos todos en un sistema capitalista, y eso es lo que hay. Hoy, una de las razones profundas de esta crisis que vivimos es China, la gran potencia china, que desequilibra todo el tinglado, como es natural.

-¿Los españoles viviríamos igual con Zapatero que con Rajoy?

-Esencialmente, Zapatero y Rajoy harían lo mismo uno que el otro; esencialmente, no tendrían más remedio que hacer lo mismo. Es como cuando vamos a pasar un río, que en condiciones normales, y si uno no es un cretino, lo pasamos por el puente, ¿pues claro!

-¿Cómo nos ve hoy a los españoles: manipulables y frágiles, o con una capacidad de crítica suficientemente desarrollada?

-¿Crítica? La gente es muy pragmática y va a lo inmediato: a pagar la hipoteca, a comer cada día y demás, y no tiene tiempo, ni ganas, de nada más. Y si tiene algún tiempo, lo inunda viendo la televisión, que parece El Caso: todo son crímenes y violaciones. La gente está entretenida con eso y no le interesan otras cosas.

-¿Qué nos espera, entonces?

-Bueno, creo que esto ha ocurrido siempre más o menos así, desde el pan y circo...; a mí lo que me parece que hace falta son unas minorías no organizadas, sino dispersas por todos los países, por todo el planeta, que más o menos manejen algunos criterios que sirvan, por lo menos, para alertar a otros; de lo contrario, nos quedaremos completamente ciegos ya. En Murcia precisamente, hablábamos un día de todo esto y calculábamos que esa minoría sería de un 0,5%.

-¿Qué criterios deberían manejar esas minorías?

-Debe ser gente con un conocimiento mínimo y global de las cosas: del estado de la política, de la ciencia, de la historia...; y tener la capacidad de someter a crítica las cosas que van pasando. Esas críticas deberían publicarlas, difundirlas, y no quedárselas para ellos.

-¿Cree que no existe la crítica inteligente en nuestra sociedad?

-Existen el espectáculo y la confusión. La Expo del Agua, por ejemplo, toda una superestructura al servicio de qué. Allí ha ido la gente, ¿y qué? Creen que han asistido a la última verdad verdadera, y lo que ha sido es una cosa que no se sabe muy bien qué sentido tiene. ¿El agua, el agua, qué cosa tan abstracta! Hoy defendemos el agua, mañana el aire, otro día hacemos un homenaje por la paz, otro por la infancia...; y con todo eso, ¿qué? Pues nada. Recuerdo lo de aquel famoso alcalde cantonal de Cartagena, que como no sabía hablar y cuando se levantaba en un banquete para hacerlo se trabucaba, encontró un buen recurso gritando ¿viva Cartagena! Gritaba ¿viva Cartagena!, todos le aplaudían y se acabó la historia. Pues ahora decimos ¿viva la paz! y ya está, se acabó el problema. O lo de la Alianza de las Civilizaciones, pues venga, ¿vamos todos a abrazarnos! Y todos tan contentos, pero, ¿cómo se consigue esto?

-¿Y cómo enfrentar el problema de la inmigración imparable?

-Hay una contradicción muy clara cuando hablamos de esto, y es que es incompatible, con una economía nacional, la incorporación masiva de gente de fuera. Eso es real y, por muchas vueltas que le demos, es así. Llamazares decía que para la izquierda no existe el carné de identidad, sino la persona. Pero eso es no querer reconocer que existe esa contradicción, muy sería porque remueve absolutamente todo lo demás. Mi opinión particular es que habría que empezar, primero, a discriminar. Es muy distinta una inmigración marroquí, nigeriana o no digamos ya eslava, que una inmigración sudamericana; son muy distintas. Precisamente, también en Murcia, paseaba con mi mujer por una calle y vimos a un moro, con su turbante, que nos miraba con una chulería impresionante: se sentía Abderramán III; y claro, sería peligrosísimo que empezaran a hacer memoria histórica de los tiempos de Al-Ándalus.

Endurecer las leyes

-¿Qué propone para abordar el tema de la violencia?

-Hay que luchar contra ella endureciendo las leyes e, incluso, con la pena de muerte. ¿Cuántas mujeres llevamos ya asesinadas este año? Yo creo que si un individuo que maltrata a su pareja y que llega a querer matarla, supiera que si lo pillan le iban a meter una inyección letal, se lo pensaría dos veces.

-Lo que usted dice es tremendo.

-Eso dicen. Yo me he desprestigiado totalmente diciendo esto, estoy totalmente desprestigiado.

-Pero no le veo muy preocupado por eso.

-No, no, peor para ellos. ¿Cómo se puede pensar en criminales, con varios asesinatos a sus espaldas, sobre los que un equipo de psicólogos, sociólogos y no sé qué más dicen que ya lo han curado y que está listo para salir a la calle? ¿Venga, ya está reinsertado el asesino! Nada, así de fácil.

-¿Para qué sirve hoy la filosofía?

-En general, para hacer la crítica de las grandes ideologías fundamentalistas que nos rodean. Por ejemplo, la crítica de la ciencia, que hoy parece la solución a todos los problemas. Los científicos se han engreído mucho y creo muy necesario mantener la crítica a la ciencia, porque se escucha una cantidad enorme de majaderías.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA



Noticias de Cultura

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS