Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |

Televisión

Television_Murcia

31.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
No falla. Cuantas más risas enlatadas o forzadas por el público asistente tiene un programa, menos gracia tiene. Esto es lo que le sucede a Con un par... de bromas, que el viernes estrenó TVE 1, de la mano de Javier Capitán. El programa va de cámaras ocultas y de ver la reacción de ingenuos viandantes ante situaciones insólitas. Bueno, insólitas no, extrañas y con poca gracia. Tiene a ocho colaboradores, dedicados a perseguir a la gente por la calle; el mago, el temerario, la empleada de la semana... Y por si no fuera suficiente, también aquí piden que los espectadores manden sus propias bromas.

Desde aquel Objetivo indiscreto de los 60, las bromas han sido un tema recurrente de los programas de televisión. Una vez alcanzaron la categoría de deslumbrantes. Fueron las que se hacían a los famosos en el mítico Inocente, inocente. Claro que entonces había detrás un equipo de prestigio, unos guionistas inteligentes y un trabajo muy preparado: El programa era mensual, porque resultaba imposible preparar bromas muy desarrolladas a un ritmo semanal.

Pero todo se ha ido degradando. Ahora dan igual las bromas, con tal que algún transeúnte entre al trapo. Y si no tienen gracia, se ponen muchas risas enlatadas para que parezca que están haciendo un humor desternillante.

Otro problema de Con un par... de bromas es que es un programa antiguo. Antiguo no es viejo, hay un matiz. Viejo es recuperar todas estas tonterías de otros programas sacados del archivo de TVE, y eso también lo hacen. Antiguo es algo que envuelve desde hace años a casi toda la parrilla de TVE-1. Se puede definir por exclusión. Antiguo es lo contrario de moderno, y en La Primera hay muy pocas cosas modernas. Es más, perecen tener aversión a los formatos innovadores. Dan vueltas una y otra vez sobre lo mismo, cambiando sólo decorados y presentadores. Hasta el público y sus risas parece que son siempre los mismos. Los mejores momentos de los programas de bromas se pueden ver, como tantas otras cosas, en Youtube, a través de Internet.

Incluso Con un par ... de bromas recupera bromas de Youtube y ni siquiera son las mejores. Tiemblo pensando que TVE- 1, que anuncia a bombo y platillo la renovación de su programación, haya empezado por Con un par... de bromas. A favor del programa puede decirse que entre archivo propio, bromas ajenas y la colaboración desinteresada de la gente, es un programa muy barato. Pero esto no debería ser una cualidad. Para programas baratos ya están las televisiones locales.

Pero si lo que usted quiere ver son bromas originales, con ingenio y muy bien preparadas, olvídese de Con un par... de bromas, y váyase directamente a Youtube. Las copias son siempre mucho peores.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS