Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gente

GENTE

La localidad burgalesa de Huerta del Rey acoge un encuentro internacional de apelativos raros y poco comunes
10.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Con nombre propio
IDENTIDADES. Hieronides Moreno Benito (i), Filogonio Rica Herrero (c) y Marcelino García García (d) muestran el DNI, ayer, en la localidad burgalesa de Huerta de Rey. / EFE
El pequeño pueblo burgalés de Huerta del Rey se convirtió ayer en el centro neurálgico de las personas con «nombres raros y poco comunes», al coincidir en sus calles más de dos centenares de seres con nombres nada habituales, como Sindulfo, Aniceto, Marciana, Alpidia o Ercilio. Se trata del I Encuentro Internacional de Nombres Raros convocado por el Ayuntamiento con la colaboración de vecinos y asociaciones culturales para resaltar precisamente esta característica tan peculiar de Huerta del Rey, pero tan poco común en otras latitudes. Con esta iniciativa, los participantes, provenientes de múltiples lugares, han convertido por una jornada a Huerta del Rey en el centro neurálgico de los nombres poco comunes, una característica de la que disfrutan o padecen, según las circunstancias de cada caso, muy pocas personas que por motivos obvios no pueden pasar desapercibidas.

Y es que Huerta del Rey, pequeña localidad burgalesa situada en la Sierra de la Demanda, destaca precisamente por tener en su padrón un vecindario muy amplio con nombres «muy propios o poco comunes». Ercilio Núñez, concejal de Cultura, ha explicado que la causa de que haya tantos «nombres raros» en este municipio se remonta a finales del siglo XIX, cuando al secretario del Ayuntamiento se le ocurrió tirar del «santoral». Esta idea fue aceptada por los vecinos porque servía para solucionar los problemas de identidad que se generaban en el reparto del correo o en diversos trámites administrativos, debido a que muchos vecinos tenían apellidos idénticos. Alpidia, Marciana, Bienvenida, Ercilio, Firmo, Anacleta, Atolia, Canuta, Arón, Hermógenes, Sindulfo, Onesiforo o Sicilio son algunos de estos nombres propios de los vecinos de Huerta del Rey.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS