Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Lunes, 15 septiembre 2014

Cultura

JOSÉ LUIS MONSÓ INGENIERO DE CAMINOS
«La creación espontánea a partir de la nada es una idea absolutamente falsa»
Hablará sobre '¿Se llevan bien Dios y la Ciencia?', mañana por la tarde en el Aula de Cultura de 'La Verdad'
15.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«La creación espontánea a partir de la nada es una idea absolutamente falsa»
CONFERENCIANTE. José Luis Monsó. / LA VERDAD
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, administrador de Europrincipia -consultora de ingeniería civil y líder en proyectos y diseños de puertos-, consejero delegado de Hidrodinámica Aplicada -laboratorio privado de ensayos hidráulicos en puertos-, profesor de la Escuela de Ingenieros de Caminos de Barcelona, autor de tres libros y de numerosos artículos publicados en revistas nacionales e internacionales, José Luis Monsó de Prat será el protagonista de la sesión que el Aula de Cultura de La Verdad celebrará mañana por la tarde. Pero el conferenciante no hablará de caminos, ni de puertos o de canales. El tema de su conferencia será: ¿Se llevan bien Dios y la Ciencia?

-¿No hay otros temas más actuales de los que hablar?

-Posiblemente, pero he seguido la vocación que yo tenía de físico, y, como no puedo ejercerla, la tengo como hobby. Es un interés por temas esenciales para saber por qué estamos aquí y cuál es el fin último de nuestra existencia.

-¿Cree que eso nos interesa?

-Creo que es algo que todo el mundo se pregunta, pero que lo deja estar, porque no tiene tiempo para pensar sobre ello.

-Que usted se plantee estas cuestiones en torno a Dios, ¿conlleva que sea, como popularmente se dice, un beato?

-Yo soy católico practicante, pero enfoco estas cuestiones desde un punto de vista imparcial, si puede ser, porque más que dar respuestas, lo que pretendo es hacer preguntas. Doy una visión de gente que ha pensado sobre estos temas, sin pretender convencer a nadie. Mi único objetivo es que la gente pueda pensar: el creyente, para reforzar su fe; el agnóstico, para responder a algunas cuestiones que no tiene claras; y el ateo, para que pueda pensar en su posición tan tajante respecto a estos temas. Que todos puedan reflexionar de forma libre.

-Pero, ¿usted cree que Dios está preocupado sobre si entre Él y la ciencia hay relación alguna?

-Pienso que el hombre tiene deseos de conocer la verdad, y Dios nos ha dado los medios, nuestra inteligencia, para poder entrever cuál es la verdad, respecto a la ciencia y otras cuestiones de la vida. Por tanto, creo, y es cuestión de creencia, no demostrable, porque ni siquiera es demostrable la existencia de Dios, de ninguna manera, como tampoco lo es la no existencia... Lo que sí pueden ver las personas son indicios de la existencia o de la no existencia de Dios. Es lo que yo planteo en mi conferencia.

-Eso de basarse sólo en indicios para la creencia en Dios es un problema grave. Un católico cree.

-Sí, es un salto personal tomar una decisión sobre esos indicios. Lo que menos admito es no preguntarse sobre estas cuestiones. Si una persona decide no creer, está en su derecho; si decide creer o duda, igual. Lo que me parece mal es que pasemos por la vida sin preguntarse sobre esto.

-Pero con estos principios, usted, por muy creyente que se proclame, tira por tierra todas las religiones.

-Mi creencia personal es que Dios existe.

-Sí, pero me está diciendo que puede existir o no. ¿En qué quedamos?

-El tema es complicado. Es como la actitud del científico, que tiene unas reglas de juego. Consisten en hacer unas demostraciones de sus teorías, a partir de datos experimentales, que se pueden comprobar. Si no se comprueban, la teoría es falsa. Yo distinguiría la creencia en un Dios general, que sería asumida por mucha gente, y la creencia en una religión determinada. Esto último está basado más en hechos culturales y en tradiciones, en lo que te han enseñado y has vivido. Quizá no tiene tanto interés, porque es más circunstancial. Ahora bien: la creencia o no en Dios, como cuestión filosófica no tiene por qué concretarse en una determinada religión. Pretendo exponer hechos científicos relacionados con el principio del universo, el origen de las especies, el evolucionismo... y ver qué relación existe entre todo esto con un ser que ha dado forma a todo con un fin.

-Si usted se declara católico practicante, le será duro ser imparcial.

-Creo que no, porque, si yo tengo claras las reglas de juego, puedo ocupar en el lugar de un agnóstico, porque yo mismo tengo dudas. La fe sin dudas es una fe de carbonero. Yo me puedo poner en el lado del agnóstico perfectísimamente.

-Según usted, ¿Dios es creador?

-Para mí, sí.

-Entonces, ¿a cuento de qué el evolucionismo?

-Que Dios sea creador yo lo entiendo como una cosa más de concepto filosófico, no como cuestión de que Adán y Eva fueron creados a partir del barro y una costilla. Lo que describe la Biblia son relatos que no deben se interpretados al pie de la letra. Yo intento explicar cómo se cree que el universo comenzó, y cómo, a partir de ahí, todo se explica, incluso la vida, y cómo se desarrolla y evoluciona. La idea de una creación espontánea, a partir de la nada, de cuándo surgieron los animales y las plantas, eso es falso, absolutamente, y está demostrado. Y eso no quita la creencia en un ser que haya planeado todo esto.

-Si Dios planeó todo esto, ¿cómo creó, entonces, a Adán y a Eva?

-El hombre nace a partir de una evolución y, en concreto, del mono.

-Pero, ¿quién crea al mono?

-Evoluciona a partir de unos mamíferos que vivían en los árboles, y que, gracias a un meteorito que arrasó a los dinosaurios, hace sesenta y cinco millones de años, se creó otro clima, que hizo que los monos bajaran a la sabana en la selva africana. Así empezaron a andar sobre los pies, hasta que llegamos a hace dos millones de años, cuando ya existe un homínido más que un mono. Es el momento en que el hombre se da cuenta de su existencia, de que va a morir, cosa que los animales no perciben, y de que puede llegar a planificar.

-¿Pero cuándo empieza el mundo?, ¿cómo empieza?

-Todo es un proceso que siguen las leyes de la física, nada más, hace trece mil setecientos millones de años. Como una gran explosión.

-Estupendo. ¿Podría explicar cómo o quién provoca esa explosión?

-De momento, el inicio, el tiempo cero, es una incógnita. Hay varias teorías, en las que se mezcla la física con especulaciones. No hay una certeza clara. Se conoce desde un tiempo de diez elevado a menos cuarenta y tres, que es el tiempo de Plan.

-Sigo pensando que Dios, como creador, sale muy malparado.

-Lo que yo quiero con mi conferencia es hacer pensar. Si Dios sale malparado o no, dependerá de las creencias de cada uno.

-También hablará del problema del mal. ¿Me quiere explicar cómo surge, por qué Dios lo tolera?

-El mal surge porque Dios nos hace libres. Si nos hace robots nos hubiera impedido la capacidad de libertad. Es una opinión personal. El mal físico depende de unas leyes de la naturaleza. Dios no interviene o lo hace de una manera sutil en la conciencia de las personas, pero sin evitar leyes físicas que han surgido espontáneamente.

-Cree que nos hace libres para sufrir, para ser pobres, para ser malos?

-Es un misterio al que ni la fe, ni la Iglesia, ni nadie puede dar una respuestas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA



Noticias de Cultura

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS