Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 1 octubre 2014

Sociedad

Taller de salud
«La menopausia no es una enfermedad»
Los expertos destacan que se trata de un cambio hormonal más en la vida, «como la primera menstruación o el embarazo», y que sus síntomas se pueden aliviar
08.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«La menopausia no es una enfermedad»
EN CANAL 6. El ginecólogo Juan José Parrilla, el endocrino Juan Madrid, la doctora Ascensión Parra, el internista Manuel Molina Boix y Víctor Rodríguez, conductor de Taller de Salud. / JUAN LEAL
La menopausia fue el tema central del programa que dirige y presenta Víctor Rodríguez en Canal 6, Taller de Salud. Para tratar todos los aspectos que rodean a esta etapa de la mujer acudieron el jefe del servicio de Tocoginecología y Obstetricia de la Arrixaca, Juan José Parrilla, la médico de familia Ascensión Parra, y los colaboradores habituales del programa: Juan Madrid, endocrino de La Arrixaca, y Manuel Molina Boix, jefe del servicio de Medicina Interna de este mismo centro.

El primer objetivo de los especialistas fue desmitificar todo lo que relativo a la menopausia y sus consecuencias negativas. Para ello, respondieron a la pregunta: «¿Hay motivos para temer la llegada de la menopausia?».

La respuesta de los cuatro doctores fue unánime y rotunda: «No hay ningún motivo para tenerle miedo». A este respecto, Ascensión Parra explicó que la menopausia «es un momento de cambio hormonal, como lo es la primera menstruación o el embarazo. Este cambio lo produce la disminución de las hormonas femeninas (estrógenos) que a un pequeño porcentaje puede producirle síntomas invalidantes, pero que en la mayoría de los casos son asimilables». Asimismo, la doctora Parra quiso dejar claro que menopausia no es sinónimo de deterioro físico, ni de finalización de la vida sexual, ni de vejez, ni de pérdida de memoria. «Éste es un chip que se está desprogramando y hoy sólo supone unos cambios físicos, psicológicos y sociales importantes, pero la mujer de nuestra generación quiere llenar de calidad de vida los años que hemos ganado, pues la esperanza de vida para la mujer alcanza casi los 84 y los efectos de esos cambios hormonales son prevenibles y tratables».

En esta cuestión incidió Juan José Parrilla, que explicó que «alrededor del climaterio y la menopausia se han desarrollado mitos sin sentido, que hoy están desinflandose por la imprescindible información. La menopausia no es una enfermedad, es una etapa marcada por el hecho biológico de que el ovario deja de funcionar», y destacó que junto a los síntomas desfavorables como los sofocos, el hormigueo, la alteración del sueño o la irritabilidad, «tiene cosas favorables, como el hecho de que desaparece el riesgo de embarazo, algo a lo que temen muchas mujeres a esa edad».

Los cuatro expertos coincidieron en que no se pueden establecer reglas estándar para todas las mujeres, porque la incidencia de la menopausia tiene mucha variabilidad: «hay mujeres que no tienen ningún síntoma -como demostró la encuesta realizada a pie de calle por Taller de Salud- y otras que sufren un deterioro en su calidad de vida, por eso hay que hacer un tratamiento individualizado. Pero, en general, habría que felicitarlas, porque desgraciada la que no llegue a la menopausia, porque se habrá muerto antes», bromeó el doctor Parrilla.

El endocrino Juan Madrid quiso incidir en los factores de riesgo que se incrementan en la mujer que ha sufrido la menopausia, como son los accidentes cerebrovasculares (ictus, infartos de miocardio ) o los problemas óseos por la pérdida más acusada de calcio. Sobre esta cuestión, tanto Madrid como Parra incidieron en que la llegada de la menopausia es un momento idóneo para adquirir hábitos de vida saludable que reduzcan estos riesgos. No en vano, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en las mujeres que han alcanzado la plenitud de la madurez -en 2006, 60.000 mujeres fallecieron por esta causa-. Para evitar que estos factores de riesgo se incrementen como consecuencia de la disminución de estrógenos, los médicos recomendaron hacer ejercicio -«durante la menopausia el organismo de la mujer disminuye un 30% el gasto energético, entonces, o se reduce un 30% el consumo de alimentos (que no es recomendable) o se incrementa un 30% el consumo de energía», apuntó Madrid-, que además de evitar el incremento de peso que se produce (de 4 a 5 kilos), favorece la fijación de calcio en los huesos; también recomendaron realizar una alimentación más saludable y eliminar el consumo de tóxicos como tabaco o alcohol de sus vidas.

Sobre el tratamiento hormonal contra los síntomas de la menopausia, los expertos recomendaron pasar antes por su centro de salud para evaluar su situación: masa osea, estado de las mamas, riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares,... Pero incidieron en que estos tratamientos a base de hormonas sólo se deben utilizar a corto plazo y siempre durante menos de cinco años para que no tengan efectos secundarios.

«Practicar sexo»

Con respecto a las relaciones sexuales, el doctor Parrilla recomendó «practicar sexo». Aunque reconoció que se produce una mayor sequedad en la vagina y, por tanto, unas relaciones sexuales más molestas, comentó que no practicarlas genera un círculo vicioso que empeora estos síntomas: la atrofia muscular y la sequedad vaginal. Pero recordó, que «las relaciones sexuales son cosa de dos y que muchas veces el deterioro de estas no responde a la menopausia de la mujer sino al envejecimiento y disfunciones del hombre».

Puesto que según los estudios, un 80% de las mujeres tienen sofocos, Parra indicó que tanto las alteraciones del sueño como la irritibalidad pueden responder a esas sudoraciones nocturnas, que impiden que se descanse bien, y descartó que ansiedad y depresión estén relacionados con la pérdida de la función ovárica.

Los expertos no quisieron acabar el programa sin hablar de la perimenopausia, síntomas que anteceden a la menopausia y que suponen alteraciones menstruación, sofocos y síntomas neurovegetativos, que «si alteran la vida normal, deben de atenderse».

PREGUNTA: Tengo 45 años y desde hace 4 o 5 tengo desarreglos. Mi ginecólogo me dijo que no era menopausia, pero lo mismo sudo que me entra frío. Mi madre murió de cáncer de mama, ¿me pueden poner tratamiento paliativo?

María Dolores (Murcia)

Parrilla: Si todavía tiene menstruaciones y también sofocos, está en la perimenopausia. Primero hay que descartar la patología orgánica (miomas, pólipos endiometriales,...), pero no hay ninguna razón para no recibir tratamiento. Aún así, si no quiere estrógenos, hay alternativas: isoflavonas, inhibidores de captación de serotonina. Todo tiene solución, eso es lo que quiero que sepan las mujeres.

PREGUNTA: Tengo 43 años y menopausia, tomo estrógenos desde noviembre. ¿Tendré que tomarlos toda mi vida?

Carmen María (Murcia)

Parrilla: Depende; yo recomendaría seguir el tratamiento 6 o 7 meses y lo retiraría a ver si es suficiente, si no, se disminuye la dosis y se puede esperar por lo menos cuatro años porque no va a afectar a una mujer joven como ella de ninguna manera.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios



Noticias de Sociedad

Enlaces de Interés

Videos de SOCIEDAD
más videos [+]
SOCIEDAD
Vocento
SarenetRSS