Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |

Región

Estás en: La Verdad > Local > Región
A salto de mata JOSÉ DEL CAMPO JOYERO
«Trabajar el oro y las piedras preciosas es como la cirugía»
Distinguido por Iberjoya por su medio siglo dedicado a la profesión, ha restaurado varias veces la corona de la Virgen de la Fuensanta, «aunque nunca cobré nada»
24.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Trabajar el oro y las piedras preciosas es como la cirugía»
MERECIDO. José del Campo, con el premio de Iberjoya. / LV
No aparenta sus 78 años. Quizá por eso, cuando recibía en Madrid el premio, a nivel internacional, que Iberjoya le concedió por su medio siglo de dedicación al comercio de la joyería, alguien pensó que era imposible que José del Campo -de él se trata- llevase tanto tiempo en esta profesión. Cuando ante mil personas, que participaban en la cena de gala, ascendió casi olímpicamente al estrado de la entrega de premios, en el madrileño Hotel Palace, surgieron las dudas. Sus dos compañeros premiados también subieron, pero uno apoyándose en un bastón; el otro, casi renqueante. Otras distinciones que resaltan su trayectoria profesional son el Certificado de Calidad Turística, el de AENOR (principal empresa de certificación de calidad) y el de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar.

- ¿Cómo se le ocurrió hacerse joyero hace ya cincuenta años?

- Cuestión de circunstancias. Nací en Madrid, pero a los doce años vine con mi familia a Murcia, Era una época díficil. Mi padre era funcionario de telégrafos. Había que colocarse en algo, no solo estudiar, porque era necesario llenar la olla. Estuve varios años aprendiendo en un taller. Tras el servicio militar, monté un taller en mi casa, para trabajar a joyerías de Murcia y a particulares. Luego abrí una tienda en la calle Azucaque, donde estuve más de treinta años .

- Y el paso a Trapería, ¿porque era más rentable?

- Aquí ya hubo otra joyería. El dueño la quería traspasar, pero quería que fuese yo quien la llevase, porque sabía como trabajaba. Llegamos a un acuerdo. Aquí estuve, hasta que mis hijos, que estaban estudiando, prefiriendo ocuparse del negocio. Y ellos son los que lo están llevando, luchando y mejorando.

- Como entendido en la materia, ¿es muy difícil trabajar el oro, las piezas de piezas de joyería, los metales preciosos...?

- Más que nada lo que requiere es tiempo.Trabajar el oro o las piedras es como la cirugía: hay cirujanos buenos, que tienen arte en las manos y en la cabeza, como es natural, y cirujanos malos. Ahora todo es distinto, porque se dispone del oro como uno quiera: en hilo en chapa, de tal grosor...

- Pero, ¿todo es tan normal para usted, como para un vendedor de fruta pesar un kilo de naranjas?

- Quienes sabemos trabajar el oro, lo hacemos como el hojalatero que domina la hojalata o el herrero el herrero que sabe manejar una chapa de hierro. Lo que hacemos también es llevar más cuidado, para evitar que se pierda el polvillo del oro que se desprende. Ahora se recupera todo. Se barre todo lo que hay en el taller y se recoge.

- ¿Usted qué hacía: collares, anillos, pulseras...?

- Hacía de todo: collares, anillos soldaduras... Todo a mano, porque entonces no existían máquinas.

- ¿Alguna obra singular para un acontecimiento especial?

- Algo especial, no sé. Lo que sí hice, cuando tenía el taller en mi casa, y todavía no había puesto la tienda todavía, fue un collar para una señora, que tenía muchas joyas y quiso aprovechar los brillantes para una gargantilla de oro con platino. Me pasé meses y meses, porque entonces en Murcia no había engarzadores. Y cada vez que tenía que engarzar una pieza, debía enviarla a Madrid.

- ¿Alguna otra aventura?

- No creo, pero sí puedo decir que he restaurado varias veces la corona de la Virgen de la Fuensanta.

- Una satisfacción, ¿no?

- Pues, sí; pero nunca cobré nada, aunque nos llevaba mucho tiempo. Es que la corona está muy deteriorada, del tiempo que tiene y de los traqueteos que lleva. Algunos años años me pasaba cuatro o cinco meses antes de que quedara en perfecto estado.

- Pues quien viera a la Virgen sin corona...

- No; es que la iban cambiando., Le quitaban una y le ponían otra. Y así.

- Estamos en fechas, en las que el regalo es indispensable. ¿También se anima más el público a entrar en su joyería?

- Sí. Creo que todos los comerciantes estamos esperando estos días, porque es cuando se hace la caja. Hay meses en los que es más complicado.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios


Noticias de la Región de Murcia

Enlaces de Interés

pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS