Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Deportes

Estás en: La Verdad > Deportes
FC Cartagena
«Toda la plantilla del Racing se afeitó el bigote por un gol mío»
«Messi y Ronaldinho no podrían jugar ante defensas como los de los 70»
04.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Toda la plantilla del Racing se afeitó el bigote por un gol mío»
JUGÓ EN PRIMERA. Alfonso Melenchón, con paraguas, hace unos días. / A. GIL / AGM
Un carismático Ventura Martínez, que cuatro años antes había ascendido al Cartagena a Segunda, en Bilbao ante el Sestao, decidió un día, en 1965, darle a Alfonso Melenchón la oportunidad de debutar con la camiseta albinegra en Tercera (una categoría de más nivel tal vez que la actual Segunda B), antes de que el zurdo canterano cumpliese 17 años de edad. Melenchón, para el periodista la mejor bota izquierda cartagenera en cincuenta años, era un interior goleador que repartió su ejecutoria profesional sólo en tres clubes: Cartagena, Elche y Jaén. En el último tramo de su carrera fue reconvertido en defensa, por necesidades del guión, ya que cuando jugaba con los ilicitanos se lesionó el internacional Canós.

Melenchón, con experiencia de cinco campañas en Primera, estuvo cerca de ser traspasado por el Elche a uno de los grandes de la Liga. La prensa publicó en los años setenta el interés del Barça por aquel muchacho cartagenero que se movía con desparpajo en el área contraria y que muchas veces convertía su osadía en goles. Manuel, hijo suyo que comenzó jugando, lo dejó pronto por estudios en Estados Unidos y hoy es ejecutivo de la cadena NH.

- ¿Qué ocurrió para que no consumarse ese posible traspaso de Alfonso Melenchón al Barcelona?

- Roque Olsen, entrenador entonces del Elche, se opuso a que yo saliese de la plantilla.

- ¿Realizó su mejor campaña profesional con la elástica franjiverde de los ilicitanos?

- Mi mejor temporada fue la primera de Roque Olsen en el Elche, de ahí que se especulase con ese traspaso que no llegó a llevarse a cabo.

- ¿Cómo fue firmar en el Elche? ¿Fue traspasado por el Cartagena, tan joven, en buenas condiciones?

- Es curioso, pero yo salí del Cartagena por un despiste burocrático del club, que no hizo unos trámites federativos a su debido tiempo. Cometieron un error administrativo. Estaba al frente del club una comisión gestora y de pronto quedé en libertad y me fichó el Elche, que nos había llamado a Añil y a mí. Al final sólo me firmaron a mí. Lo que sucedió es que enseguida me cedieron el primer año al Cartagena, mientras cumplía el servicio militar en el Grupo Antiaéreo de Los Dolores, y estuve a las órdenes de Felipe Mesones. Después retorné al Elche, que me había contratado cuando era presidente Climent, antecesor de Martínez Valero. Con los ilicitanos permanecí hasta 1978 y tuve como entrenadores a Olsen, Pipo Rossi, Marcel Domingo y otra vez a Olsen. Fueron siete temporadas. Luego estuve un año en el Jaén y volví al Cartagena en 1979-80, para jugar sólo un campeonato

- Una anécdota en la etapa ilicitana de Melenchón. La del afeitado de los bigotes del rival. ¿Lo recuerda?

- Claro. En su día fue noticia nacional. El Racing de Santander iba embalado en la Liga, con una importante racha de partidos sin perder, y sus jugadores acordadon dejarse crecer el bigote en tanto se mantuviesen en esa línea. Al Racing le llamaban el equipo de los bigotudos, pero se dio el caso de que fui yo, con el gol que les marqué un día en un partido de Liga, el que obligó a que todos se afeitasen.

- Ese debut en categoría nacional, con el Cartagena, sólo con 16 años, ¿qué representó para usted?

- Fue una gran alegría y lo curioso fue que tuve que desplazarme a Madrid, acompañado por Jesús Milanés, antes de debutar, para que me autorizasen después de un reconocimiento médico.

- Melenchón fue goleador. ¿Qué campaña resultó la mejor en ese aspecto?

- Con el Cartagena, siendo Mesones entrenador, hice 32 goles en una temporada y gané la Challenge Dicen. Normalmente mi promedio no bajaba de los 20 goles por campeonato. En el Elche fui máximo goleador dos años.

- ¿Cuál era su secreto para marcar tantos?

- Yo era un jugador un poco listo en el área. En esos pocos metros sacaba ventaja a los defensas y aprovechaba para hacer gol.

-¿Cómo admitió jugar de defensa, tras triunfar como delantero?

- El hecho de jugar de defensa fue por necesidad. Se había lesionado en el Elche, de gravedad, el lateral Canós, y el entrenador Pipo Rossi decidió que yo jugase de defensa zurdo ofensivo. Pero es que después, con Mesones, jugué 32 partidos en la misma demarcación. Después, al volver a Cartagena, Baby quiso que continuase siendo defensa, pero yo me negaba.

- ¿Quién ha sido el mejor entrenador que ha tenido Alfonso Melenchón?

- Felipe Mesones fue para mí un buen preparador. Roque Olsen preparaba bien en el aspecto físico, pero dejaba bastante que desear en lo técnico.

- ¿Con qué compañero de equipo se queda?

-Marcelo Trobbiani, en el Elche, era de una alta calidad.

- ¿A quién destacaría como presidente de los clubes en que usted estuvo?

- Manuel Martínez Valero me trató como nadie. Daba un trato humano, como si fuese de su familia. Era una extraordinaria persona. Jamás hubo problemas de cobro, incluso en el Elche cobrábamos antes de la fecha.

- Al jugar en Primera cinco años, ganaría un dinero. ¿Fue mucho o poco?

- Gané, sí. Sólo en primas, una temporada (1971-72) me dieron 800.000 pesetas.

- ¿Qué papel haría hoy Melenchón jugando en Primera?

- El fútbol, desde la década de los setenta, ha cambiado mucho. Hoy el futbolista de calidad, jugadores como Ronaldinho, Messi y Robinho, no aguantaría las fuertes entradas, muchas veces violentas, de defensas como Benito, del Madrid; Fernández, del Granada, Indio, del Elche, o De Felipe. Hoy las estrellas están protegidas por las tarjetas rojas que los árbitros enseñan a los defensas. Es impensable ver a Ronaldinho hacer sus filigranas hace veinticinco años, tal y como se jugaba entonces, a codazo limpio.

- Una pincelada cartagenerista. ¿Por qué cuesta ascender tanto a Segunda en esta ciudad?

- No sé. Ahora no se puede achacar a temas económicos. La situación es boyante. Es natural que la afición esté quemada y lógico que en Cartagena sea el equipo el que tenga que animar a la afición. En otros sitios es al revés, pero aquí está justificado.

- ¿Por qué no se hizo Melenchón entrenador con título nacional?

- Al dejar el fútbol como jugador, me interesó mucho más dedicarme enseguida a los negocios de hostelería. En ese mundo he permanecido quince años.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS