Mercedes Clase X, «pickup» prémium

Mercedes Clase X, «pickup» prémium

Fabricado en la planta de Nissan en Barcelona, se pone a la venta en noviembre a partir de 27.682 euros sin impuestos

Mercedes también apuesta por el segmento «pick-up». Y lo hace gracias a la ampliación de la cooperación estratégica existente desde hace siete años entre Daimler AG y la alianza Renault-Nissan. El nuevo Clase X se va a fabricar en la planta que la marca japonesa dispone en Barcelona, por lo que ambos fabricantes se benefician de sus instalaciones de producción. El nuevo modelo se comercializa a partir de noviembre.

En síntesis, el nuevo Clase X de Mercedes es un vehículo de considerables dimensiones. Mide 5,34 metros de largo, 1,92 metros de ancho y la distancia entre ejes alcanza los 3,15 metros. Puede transportar una carga útil de poco más de una tonelada y además es muy útil para remolcar hasta un peso total de 3.500 kilos, por ejemplo tres caballos o un yate de ocho metros.

Un frontal impactante

El diseño del vehículo transmite poderío, con unas musculosas superficies de la carrocería, pasos de rueda ensanchados, un frontal impactante y una zaga que acentúa la anchura de la carrocería. La parte delantera muestra una nueva interpretación de diseño, con un capó alto con resaltes abultados, la característica estrella central y una parrilla del radiador con dos lamas. Al igual que el faldón delantero, también el parachoques trasero presenta un diseño específico, que difiere según el equipamiento elegido.

En el parachoques trasero se ha integrado un peldaño que facilita un acceso más cómodo a la caja de carga y se ofrece en opción sin parachoques trasero en el caso de precisar un ángulo de apertura mayor de 90° del portón trasero. La anchura de la base de la caja de carga está dimensionada de modo que sea posible cargar un europalet en posición transversal entre los pasos de rueda.

En cuanto a la gama de motores, primero se venderá con dos propulsores de cuatro cilindros, uno diésel de 2,3 litros, disponible en dos niveles de potencia, y otro gasolina. A mediados de 2018 sumará como versión tope de gama una mecánica de gasóleo, V6 de 258 CV de potencia, ya conocida y utilizada en numerosos modelos de la marca. El «pick-up» tope de la Clase X llevará de serie tracción integral permanente 4Matic y cambio automático de siete marchas 7G-Tronic Plus.

El menos potente de la gama es el X 220 d que rinde 163 CV, mientras que el X 250 d con dos turbos (uno más grande y otro más pequeño) que desarrolla 190 caballos; este último consigue un elevado par a poco régimen y garantiza una respuesta brillante al acelerador, con buena capacidad de recuperación, condiciones ideales para una conducción dinámica o bien para transportar esa carga de una tonelada o para conducir con remolque. Ambas versiones diésel se van a comercializar con propulsión trasera y con tracción integral acoplable.

Mercedes ofrece en combinación con el cambio 7G-Tronic Plus y el motor diésel V6 el sistema Dynamic Select, un dispositivo que permite personalizar la conducción con hasta cinco programas en donde se modifica los parámetros del motor, los cambios de marcha de la transmisión automática y la activación de la función de parada y arranque. De esta forma, se puede optar por una conducción relajada con el menor consumo de combustible, una deportiva con una respuesta inmediata al acelerador y cambios de marcha más rápidos y una indicada especialmente para conducir fuera del asfalto.

La Clase X cuenta con un eje trasero multibrazo y muelles, ideal para el transporte de cargas. La elevada batalla de 3.150 milímetros significa además de mayor espacio para la carga menos vibraciones en marcha, y asegura una mayor estabilidad direccional. El «pick-up» lleva frenos de disco de grandes dimensiones en ambos ejes y gracias a una altura libre sobre el suelo de 202 milímetros mejora la aptitud todoterreno del vehículo y favorece una posición más alta del asiento.

La tracción integral 4Matic se ofrece para los modelos diésel X 220 d y X 250 d. El mando permite acoplar y desacoplar la tracción a las ruedas delanteras, en función de las características de adherencia del piso; dispone de reductoras y es opcional el bloqueo del diferencial en el eje trasero para las necesidades de una conducción todoterreno exigente. A partir del año que viene, también se venderá con tracción integral permanente, solo para el motor de seis cilindros.

El nuevo modelo de Mercedes asciende sin dificultades pendientes de hasta 45º, atraviesa cauces de agua con una profundidad máxima de 60 centímetros y soporta una inclinación lateral de casi 50º. En el caso de la tracción total 4Matic, incorpora un diferencial central que distribuye la fuerza entre el eje delantero y el trasero en una relación fija de 40: 60. Es posible elegir entre tres modos como el 4MAT para aumentar el dinamismo de la conducción, el 4H para mejorar la tracción fuera del asfalto y un tercero 4L para conectar las reductoras.

Gracias al acuerdo entre Daimler AG y la alianza Renault-Nissan, el nuevo modelo se fabrica en la planta de Barcelona

En el equipamiento, la marca dispone de tres niveles con los nombres de Pure, Progressive y Power. El primero va dirigido a usuarios que desean un vehículo robusto y funcional donde prima las necesidades profesionales de carga, el segundo brinda un nivel más elevado de confort y el Power es el modelo de gama alta más completo para un estilo de vida urbano, con detalles como los asientos delanteros con ajuste eléctrico y apoyo lumbar, la luz de la superficie de carga o la tercera luz de freno con elementos de led que iluminan la totalidad de la base de la caja de carga.

El habitáculo de la Clase X lleva un tablero de instrumentos con el elemento de adorno cóncavo típico de Mercedes, que abarca toda la anchura interior. Para el equipamiento Power hay tres versiones diferentes, desde un efecto pixelado en negro mate, otro de aluminio con rectificado longitudinal y un tercero de madera veteada en marrón mate. La nota deportiva la ponen los característicos difusores redondos de ventilación. En combinación con el sistema multimedia Comand Online, la pantalla, con una medida de 8,4 pulgadas de diagonal, y una tecnología de alto contraste IPS ofrece una imagen brillante.

Para la personalización del modelo hay numerosos equipos opcionales, así como un paquete Style específico para los Progressive y Power. Es el caso de los estribos laterales y la luneta trasera de apertura eléctrica y otros como la cubierta de lona, rígida o enrollable para la caja de carga, o incluso un techo duro. Otros accesorios disponibles son un revestimiento de la base de la caja de carga, un sistema de separación para la superficie de carga, guías de fijación en el piso y una protección de bajos.

Equipamiento de seguridad

El equipamiento de seguridad pasiva incluye de serie siete airbags y el sistema de sujeción i-Size para dos asientos infantiles. Además, los sistemas de asistencia al conductor son el asistente de frenado activo, el detector de cambio de carril y el asistente para señales de tráfico, a los que se suman el programa de estabilización de remolques, el sistema de control de la presión de los neumáticos, el sistema de llamada de emergencia, el Tempomat y los faros equipados con seis led a cada lado para ofrecer una gran intensidad lumínica.

La Clase X lleva una tarjeta SIM para hacer uso de los servicios de Mercedes me connect y acceder a los datos del vehículo a través del smartphone. Así, se puede consultar prácticas informaciones como el nivel de llenado del depósito de combustible y la presión de inflado de los neumáticos, o determinar la ubicación del coche aparcado o en marcha. Con la Mercedes me App es también posible hacer uso de la función de navegación de puerta a puerta. Otros servicios son el sistema de llamada de emergencia y los básicos de gestión de averías, accidentes y mantenimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos