http://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Proteger la costa reportaría un beneficio de hasta 328 millones

Los integrantes del Consejo Asesor de Medio Ambiente, reunidos ayer en el Auditorio regional./N. García / AGM
Los integrantes del Consejo Asesor de Medio Ambiente, reunidos ayer en el Auditorio regional. / N. García / AGM

El Consejo Asesor de Medio Ambiente aprueba el Plan de Gestión del Mar Menor y Franja Litoral, que un estudio de la UPCT considera beneficioso económicamente

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Conservar es rentable, lo que sale caro es reparar las consecuencias de no proteger la naturaleza. Un estudio de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) demuestra esta máxima: poner en práctica el Plan de Gestión Integral del Mar Menor y Franja Litoral Mediterránea generaría unos beneficios de entre 220 y 328 millones de euros durante los próximos seis años, a los que habría que sumar unas ventajas asociadas a los visitantes que han sido cuantificadas en 13,73 millones anuales.

Este estudio socioeconómico, encargado por la Comunidad Autónoma, se presentó ayer en el Consejo Asesor de Medio Ambiente, que dio el visto bueno a las medidas previstas para ordenar los espacios costeros de la Red Natura 2000 con trece votos a favor y cuatro abstenciones -los dos representantes de Ecologistas en Acción, el de la Asociación de Naturalistas del Sureste y el del sindicato Comisiones Obreras-.

El informe, realizado por el Departamento de Economía de la Empresa de la UPCT y firmado por los profesores Francisco José Alcón Provencio y Erasmo Isidro López Becerra, destaca el beneficio social del «manejo adecuado de los recursos naturales» por la reducción de los daños por inundaciones, la rebaja de la contaminación y la regulación del clima. Además de estos servicios ecosistémicos, el estudio se refiere también a la «mejora de los valores recreativos, el avance del conocimiento y el apoyo al empleo directo e indirecto, especialmente en el turismo y la pesca».

Vida silvestre y personas

Los expertos de la UPCT han evaluado los beneficios que proporcionará el plan con su ejecución, «tanto para la vida silvestre como para las personas, con especial atención al objetivo general de mantener, conservar y restaurar la riqueza y diversidad de especies, hábitats y paisajes terrestres y sumergidos, así como la estructura y función de los ecosistemas y de los procesos ecológicos asociados en los espacios protegidos», destaca el Gobierno regional. Igualmente, se ha considerado el coste de las medidas de conservación y gestión necesarias, así como el del posible lucro cesante derivado de sus regulaciones.

El análisis coste-beneficio se proyecta sobre un horizonte temporal de treinta años con unas previsiones de beneficio neto de 1.430 millones, en un escenario optimista», o de 521 millones si se aplica un cálculo más conservador.

«Esto implica una relación de 34,49 y 13,16 euros por cada euro invertido [el presupuesto del plan es de casi 22 millones], por lo que es lógico que la conclusión del estudio de la UPCT apunte a que los beneficios totales del plan superan con creces los costes estimados y, desde el punto de vista de la sociedad, su implantación sería deseable tanto en términos ambientales como económicos», explica el consejero Javier Celdrán.

Para conocer la opinión de la sociedad sobre las diferentes alternativas de gestión en los espacios naturales de la costa, los autores del estudio realizaron 431 encuestas, personales y 'online', durante los meses de agosto y septiembre del año pasado y en toda la Región, distribuidas en función de la población de cada comarca, con un error estándar de muestreo del 5% y un intervalo de confianza del 95%. También se tomó el pulso a los visitantes con 151 encuestas. El 95,59% de los entrevistados aseguraron estar dispuestos a financiar con sus impuestos las medidas de conservación.

El trabajo contempla los principales impactos previstos en el plan de gestión: pesca e industria salinera; ocio y deporte -baño, golf, navegación y puertos, buceo, senderismo y observación de aves-; y pérdida de calidad del agua y disminución de flora y fauna. Los entrevistados mostraron una mayor predisposición a asumir el coste de proteger el medio ambiente, seguido de las actividades de ocio, la pesca y la industria salinera. La posible pérdida de calidad en la práctica de deportes no suscitó preocupación alguna.

El manual de instrucciones de 31.119 hectáreas

El Plan de Gestión Integral del Mar Menor y Franja Litoral Mediterránea es algo así como el manual de instrucciones de las 31.119 hectáreas, en su mayoría marinas, que protege la Red Natura 2000 en el entorno de la laguna salada, los islotes del litoral en Cartagena, Mazarrón y Águilas hasta Cuatro Calas, en el límite con la provincia de Almería. Aún debe superar varios trámites hasta ser aprobado en el Consejo de Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos