May rechaza la sorpresa irlandesa en el borrador del ‘Brexit’

Theresa May./Tolga Akmen (Afp)
Theresa May. / Tolga Akmen (Afp)

El ministro negociador de Reino Unido afirma que Gibraltar estará incluido ‘automáticamente’ en la transición

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

“Ningún primer ministro de Reino Unido podría jamás aceptarla”. Con esa frase, Theresa May ha rechazado la idea de crear una ‘zona regulatoria común’ en Irlanda del Norte, contenida en el protocolo sobre la futura relación de las dos Irlandas y la Unión Europea (UE), que foma parte del borrador de tratado que ha publicado la Comisión Europea.

El borrador se alinea lógicamente con la opción preferida por el Gobierno de Dublín, como un Estado que seguirá siendo miembro de la UE tras el ‘Brexit’, en marzo de 2019. Sería una manera simple de evitar la creación de controles fronterizos dentro de la isla de Irlanda, pero es inaceptable para el Gobierno británico porque significaría una ruptura constitucional y la quiebra del mercado interno.

En la práctica llevaría al establecimiento de controles fronterizos en puertos y aeropuertos de Irlanda del Norte, como en el resto de la isla. Aunque, en el referéndum de 2016, ganó el voto por la permanencia, 56%-44%, el Partido Democrático Unionista, partidario del ‘Brexit’, es el mayor en la Asamblea autonómica. La estabilidad del Gobierno depende de los diputados unionistas en Londres.

El rechazo era inevitable, pero el calendario permite a May y a los unionistas aplazar temores. La primera ministra pronunciará el viernes un discurso en el que ofrecerá su visión de la futura relación entre Reino Unido y la Unión Europea. Se ha adelantado que el acuerdo del Gabinete, en una reunión celebrada la pasada semana, se basa en la idea de una “ambiciosa gestión de la divergencia”.

Londres quiere evolucionar en base a una estructura de tres ‘cestos’ regulatorios. Uno, para las industrias que quieren mantener las reglas comunitarias. Otro, para áreas- medio ambiente, derechos de consumidores, ...- en las que se comparten objetivos que pueden alcanzarse con reglas diferentes. Reino Unido tendría independencia en los sectores del tercer cesto (agricultura, pesca, ...)

May y su Gobierno creen que, llegado octubre, cuando los negociadores deben alcanzar el acuerdo sobre la futura relación, la aplicación de esa estructura de cestos a Irlanda del Norte, la potestad de la Asamblea autonómica de Belfast para introducir regulaciones específicas- contemplada en el acuerdo preliminar respaldado por el Consejo Europeo en diciembre- y la tecnología evitarán una frontera ‘dura’.

Hablemos de Gibraltar

El ministro para la Marcha de la UE, David Davis, ha tranquilizado a los diputados de su partido con una carta en la que explica los tiempos de la negociación. Incluye en ella una referencia a Gibraltar, que será “incluido” en el acuerdo final sobre el ‘Brexit’. Afirma que el acuerdo sobre el periodo de implementación también se aplicará ‘automáticamente’ a todos los territorios británicos de ultramar.

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, reveló el fin de semana que las conversaciones con Londres hasta ahora confidenciales incluyen en su agenda la gestión conjunta del aeropuerto y mayor cooperación fiscal y sobre el contrabando de tabaco. Dastis también ha señalado que quiere asegurar el mantenimiento de los derechos de los trabajadores españoles en Gibraltar durante la transición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos