La Verdad

Valls: «La cuestión no es si habrá atentados en Europa, sino cuándo y dónde»

El primer ministro francés, Manuel Valls.
El primer ministro francés, Manuel Valls. / Efe
  • El primer ministro francés, Manuel Valls, subraya que la amenaza terrorista está "a un nivel sin precedentes"

El primer ministro francés, Manuel Valls, subrayó hoy que la amenaza terrorista está "a un nivel sin precedentes", se mostró convencido de que habrá nuevos atentados en Francia o en Europa y que la única cuestión es saber dónde y cuándo.

"La cuestión no es saber si habrá un nuevo atentado en Francia o en Europa, sino saber cuándo y dónde", señaló Valls en una conferencia de prensa dedicada a un proyecto de ley sobre los servicios secretos en la que reaccionó al ataque terrorista de ayer en Túnez, en el que murieron -entre otros- dos turistas franceses.

El jefe del Gobierno francés, que envió su solidaridad a las víctimas de ese ataque, consideró que lo ocurrido ayer "muestra la gravedad de la amenaza", y que después de los ataques yihadistas estos últimos meses en París, Copenhague o Bamako, "ningún país está a salvo".

En Francia -precisó- "la amenaza está a un nivel sin precedentes, teniendo en cuenta que se tienen contabilizadas 1.900 personas por su vinculación con redes yihadistas, de las cuales 420 siguen en Siria o Irak, donde han muerto 89".

Plan antiterrorista Vigipirate

El plan antiterrorista Vigipirate se mantiene en su máximo grado desde los atentados de París y en el departamento de los Alpes Marítimos (con capital en Niza) a comienzos de año, e implica -además de a policías y gendarmes- a 10.000 militares.

Valls, que recordó que se cumplen tres años de los atentados del yihadista Mohamed Merah en Toulouse y Montauban, en el sur de Francia, puso el acento en que "el mundo ha cambiado y no será como antes".

Sobre el caso de Túnez, estimó que "es un país que está en primera línea frente al terrorismo" y que con el atentado de ayer "los terroristas han querido atacar a un país que ha tenido éxito en su transición democrática" y que "es un ejemplo" para la región.

El nuevo proyecto de ley sobre los servicios secretos adoptado hoy en Consejo de Ministros iniciará su debate parlamentario el próximo 13 de abril con vistas a su adopción antes del verano.

Críticas por la intromisión en la privacidad

Su objetivo es dar "una base legal" al trabajo de los agentes de los servicios secretos, al fijar las operaciones de vigilancia y de captación de información -incluida la interceptación de todo tipo de comunicaciones- que podrán hacerse con autorización administrativa y sin un visto bueno judicial previo.

El primer ministro se esforzó en desmentir los temores de quienes han empezado a criticar la legalización de la intromisión en la privacidad y el hecho de que los espías puedan hacerlo sin una autorización judicial.

"La República se sirve de medios de acción legales. Ni medios de excepción, ni vigilancia generalizada. No habrá un Patriot Act a la francesa", comentó en alusión a la normativa adoptada en Estados Unidos tras los atentados de septiembre de 2001.

Valls explicó que este texto legal "no es una respuesta elaborada de urgencia" tras la oleada de atentados de París a comienzos de enero, sino que se decidió en julio de 2014 y desde entonces ha sido objeto de "un trabajo en profundidad" entre todos los ministerios implicados.