La Verdad

Tsipras asegura que se mantiene firme en sus compromisos electorales

Jeroen Dijsselbloem (i.), durante su reunión ayer con Tsipras.
Jeroen Dijsselbloem (i.), durante su reunión ayer con Tsipras. / Afp
  • El Gobierno insiste en su intención de renegociar el plan de rescate y las condiciones de la deuda con la troika de acreedores

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha afirmado que se mantiene firme en sus compromisos electorales, tras una reunión de crisis con su equipo económico para valorar las visitas a Atenas del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y del dirigente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Según fuentes gubernamentales citadas por la prensa local, Tsipras ha confirmado así que el Gobierno mantiene su intención de renegociar el plan de rescate y las condiciones de la deuda con la troika de acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

"Mis predecesores hicieron otras cosas después de las elecciones. Perdieron el apoyo del pueblo y cayeron. Creo que tengo que ser fiel y coherente con mis compromisos", ha dicho Tsipras durante el encuentro que mantuvo ayer con el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, y el viceprimer ministro, Yanis Dragasakis.

Según estas mismas fuentes, el primer ministro habría mostrado su determinación de aplicar, a pesar de las presiones, el llamado "Programa de Salónica", un plan de medidas para ayudar a los más necesitados y reactivar la economía.

"Le deseamos buen apetito a la señora Merkel, pero no se va a comer al pueblo griego. No se sirve el pueblo griego para cenar", ha asegurado a la cadena local Mega el ministro de Estado, Nikos Pappás, en alusión a la cena que mantuvieron ayer la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, François Hollande, y Schulz para valorar la situación de Grecia.

Malestar en el Eurogrupo

La visita ayer de Dijsselbloem se saldó con un gran malestar por parte del jefe del Eurogrupo, como él mismo dejó ver al final de la comparecencia conjunta con Varufakis, del que se despidió con un breve saludo y visiblemente contrariado por sus últimas declaraciones.

El titular de Finanzas expuso a Dijsselbloem que el Gobierno griego no reconoce a la troika de acreedores como un organismo legítimo para renegociar el programa de rescate del país.

El Gobierno ha anunciado que sigue adelante con la paralización del plan de privatizaciones de entes públicos como las eléctricas, iniciado por el anterior Ejecutivo, y ayer dio orden de disolver la empresa encargada de gestionar este programa conocida como 'Taiped' (por sus siglas en inglés).