La Verdad

El Parlamento griego aprueba los Presupuestos sin apoyo con la troika

Imagen del Parlamento griego.
Imagen del Parlamento griego. / Afp
  • El primer ministro Samaras afirma que las cuentas "marcan la salida de la crisis" mientras el líder de la izquierda insta al Ejecutivo a convocar elecciones

El Parlamento griego ha aprobado los Presupuestos Generales del Estado para 2015, que gozan de un amplio rechazo popular y no incluyen las nuevas medidas exigidas por la troika con quien Atenas no ha logrado aún un acuerdo que permita reanudar la quinta revisión del rescate.

La votación salió adelante con el apoyo de los 155 diputados de la coalición gubernamental entre conservadores y socialdemócratas, pero tuvo en contra a toda la oposición (134 votos) y contó con una abstención.

En su discurso previo a la votación, el primer ministro griego, Andonis Samarás , afirmó que estos presupuestos "marcan la salida del país de la crisis", aunque reconoció que no incluyen las nuevas demandas de la troika. "La troika nos pide nuevas medidas de recortes por valor de 1.700 millones de euros. Las hemos rechazado", aseguró y añadió que es "posible" una prórroga del rescate, ya que no se han "eliminado" los desacuerdos con los prestamistas.

Alexis Tsipras, líder de Syriza, el principal partido de la oposición, acusó al Gobierno de aprobar unos presupuestos que serán "revisados", en alusión a los nuevos ajustes exigidos por la troika. "El país no puede salir de la crisis si la deuda se acerca al 180 % del PIB y tras perder el 25 % de su PIB en seis años. Con una política que recicla la recesión no podemos salir de la crisis", afirmó.

Tsipras instó al Ejecutivo a proponer "un acuerdo nacional para la convocatoria inmediata de elecciones".

Obstáculos

El debate parlamentario, que duró cinco días, estuvo marcado por temas ajenos a la ley de presupuestos, como la próxima elección del presidente de la República (prevista para febrero) o la situación del preso Nikos Romanós, que mantiene una huelga de hambre desde hace 27 días en protesta contra la negativa de concederle un permiso penitenciario para asistir a las clases de la universidad.

Los presupuestos se han aprobado sin el beneplácito de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) que considera que en 2015 Grecia tendrá una brecha presupuestaria de entre 2.600 y 3.600 millones de euros.

El desacuerdo en este asunto, pues Atenas niega tal brecha, es el principal obstáculo para que avancen las negociaciones sobre la quinta revisión del programa de rescate. El principal argumento del Ejecutivo de Samarás es que en los últimos tres años las previsiones del Gobierno han sido más realistas que las de la troika. Los presupuestos prevén un incremento del producto interior bruto (PIB) del 2,9 % y un superávit primario de 5.900 millones de euros, el 3 % del PIB. El presupuesto global estará equilibrado en 2015, ya que el déficit se sitúa en el 0,2 % del PIB, en comparación con el 1,3 % de 2014 y el 1,6 % de 2013.

El Gobierno prevé, asimismo, un aumento de la recaudación por impuestos de 1.300 millones de euros, sin incluir nuevas tasas. Atenas estima que la elevada tasa de desempleo, que actualmente está en el 25,9 %, seguirá bajando en 2015 y llegará a un promedio del 22,6 %, frente al 24,8 % de 2014. Se cuenta con que Grecia abandone la deflación el próximo año y que el índice de precios al consumo (IPC) aumente en un 0,2 %. La deuda del Estado estará en el 171 % del PIB frente al 177 % de 2014.

El plan de inversión pública alcanzará los 6.400 millones de euros y se dedicarán 2.500 millones al programa de privatizaciones. "Podremos volver al crecimiento y a la creación de empleo si seguimos el camino de las reformas económicas y de la austeridad", aseguró durante el debate el ministro de Finanzas, Gikas Jardúvelis.

El Eurogrupo de este lunes debatirá una prórroga del rescate griego más allá del 31 de diciembre, cuando expira la parte europea del programa, ante la imposibilidad de que Atenas y los prestamistas hayan acordado el cierre de la quinta revisión. Una opción es extenderlo hasta finales de enero y otra hasta finales de junio, según dijo el presidente del Grupo de Trabajo del Euro, Thomas Wieser, al diario griego Real News. Una extensión permitiría a las partes llegar a un acuerdo y evitar que Grecia pierda el desembolso de 1.800 millones de euros.

Tanto la prórroga como la línea de crédito con condiciones reforzadas, que se aprobará después, tienen que ser solicitadas por el Gobierno griego y en el primer caso debería hacerlo ya, porque los parlamentos de la zona euro, que deben dar su visto bueno, inician el receso navideño en torno al 19 de diciembre.

Por ello el Eurogrupo tiene que enviarles como muy tarde toda la documentación el 14 o 15 de diciembre. Los presupuestos han provocado un gran rechazo social que se ha puesto de manifiesto en varias concentraciones, en que han participado cerca de 10.000 personas, según la Policía.

Nikos Kikakis es profesor y ha secundado la protesta ante las puertas del Parlamento porque se encuentra, junto a otros 1.600 educadores, en la llamada reserva laboral, un periodo de ocho meses, en que los empleados públicos cobran el 75 % de su salario y a su término son recolocados o despedidos definitivamente. "Estos presupuestos reducen drásticamente el gasto en educación y en el Estado de bienestar", aseguró a Efe Kikakis. "Esta tarde se vota un memorando más. Si no hay reacción popular, no tendremos futuro", afirmó Olga, que trabaja como abogada.