La Verdad

Hollande dice que no se presentará a la relección si no baja el paro

El presidente de Francia, François Hollande.
El presidente de Francia, François Hollande. / Efe
  • Un sondeo difundido este jueves refleja que sólo un 12% de los ciudadanos tienen una opinión favorable del presidente galo

El presidente francés, François Hollande, ha reconocido "cometido errores", en particular cuando anticipó una caída del desempleo en 2013 que no se produjo, y ha afirmado que si no se reduce el paro de aquí al final de su mandato, no se presentará a la reelección. "He podido cometer errores", dijo Hollande en una entrevista con la cadena de televisión "TF1" en la que hizo balance de la primera mitad de su mandato.

Lo ejemplificó con su promesa de "invertir la curva del desempleo" para finales de 2013, algo que no se cumplió, y que reconoció que se lo reprochaba porque "era una esperanza para muchos".

Y es que el nivel de apoyo al inquilino del Elíseo ha tocado un nuevo fondo precisamente cuando alcanza la mitad de su mandato y ya no se libra de esta tendencia a la baja ni el tradicionalmente popular Manuel Valls, ascendido en marzo a primer ministro.

Un sondeo de YouGov difundido este jueves por el 'Huffington Post' francés e Itélé refleja que sólo un 12 por ciento de los ciudadanos tienen una opinión favorable de Hollande, una cifra inédita que viene a confirmar la constante caída en la imagen del mandatario socialista.

La encuesta, realizada a partir de 1.004 entrevistas, contempla una caída de tres puntos en la popularidad de Hollande en tan sólo un mes. En cambio, un 83 por ciento de los franceses se posicionan en contra del presidente, mientras que hay un 5 por ciento que no se pronuncia.

Por ideologías, Hollande no mejora ni entre los simpatizantes socialistas y ecologistas. Un 32 por ciento respalda al presidente, frente al 63 por ciento que dice estar en contra, lo que supone una caída de once puntos en la imagen del dirigente respecto a los datos de octubre.

La caída de Valls

Como ministro del Interior, Valls gozó de una amplia popularidad incluso entre los simpatizantes de la derecha, pero una vez ascendido a primer ministro, su imagen parece haber comenzado a resentirse. La encuesta conocida este jueves arroja para Valls la misma tendencia que para Hollande.

Así, el actual jefe de Gobierno sólo obtiene un 22 por ciento de opiniones favorables, dos puntos menos respecto al mes anterior. En el caso de los potenciales votantes de izquierdas, la caída se acentúa aún más -doce puntos-, hasta el 45 por ciento.

Un 83 por ciento de los encuestados, además, critica la gestión del Ejecutivo, mientras que un 69 por ciento considera que el Partido Socialista es una formación dividida. El partido gobernante, sin embargo, puede consolarse con el hecho de estar dos puntos por encima de su tradicional rival, la Unión por un Movimiento Popular (UMP).