La Verdad

Sarkozy quiere cambiar el nombre y la organización de su partido

Nicolas Sarkozy.
Nicolas Sarkozy. / Afp
  • El político conservador renuncia así a dar continuidad a la Unión por un Movimiento Popular (UMP), formación creada en 2002

El expresidente francés Nicolas Sarkozy, que este viernes confirmó que volverá a la vida pública para optar a dirigir a su "familia política", indicó hoy que su intención es cambiar el nombre de su partido y su forma de organizarse.

"Voy a cambiar el nombre del partido, establecer una nueva organización, instalar un relevo y hacer volver a los militantes y a los donantes para enderezar las cuentas", declaró el ex jefe del Estado (2007-2012) al periódico 'Le Journal Du Dimanche (JDD)'.

El político conservador renuncia así a dar continuidad a la Unión por un Movimiento Popular (UMP), formación creada en 2002 para apoyar en las elecciones de ese año al entonces presidente, Jacques Chirac, y que después sirvió de plataforma de apoyo para Sarkozy.

En la actualidad, la UMP se encuentra dividida, arruinada y salpicada de escándalos de corrupción y celebrará un congreso el próximo 29 de noviembre en el se elegirá a su nuevo presidente, votación que podría tener una segunda vuelta el 6 de diciembre.

Sarkozy, que esta noche (18.00 GMT) será entrevistado durante cuarenta minutos en la televisión pública "France 2", adelantó en las páginas del JDD parte de su estrategia para intentar volver a la presidencia y se expresó sobre el anuncio de su retorno en la red social Facebook, donde cuenta con un millón de adeptos.

"Dos millones y medio de internautas han leído ya mi mensaje. Esta noche -por la noche del viernes al sábado- hemos visto que 300.000 franceses en Estados Unidos lo han consultado y he ganado 35.000 nuevos amigos en menos de un día, comentó el político conservador.

"Comienza un largo camino"

Apuntó que su "audiencia" en Facebook supone "el doble" de la gente que siguió la gran conferencia de prensa que el pasado jueves ofreció el actual presidente, el socialista François Hollande.

Destacó, además, que los sus seguidores que ha sumado en esa red social desde su anuncio son "más que el total de los de (Alain) Juppé y (François) Fillon", los dos ex primeros ministros que también han anunciado su intención de dirigir a la derecha francesa.

"Comienza un largo camino. Esta primer éxito es ya una hermosa recompensa", declaró Sarkozy, de 59 años, que dice haber "sacado conclusiones de la edad y la experiencia para mejorar".

El exjefe del Estado francés, a menudo señalado por su hiperactividad y su ímpetu, dice que no quiere ser "agresivo con nadie" porque regresa "sin arrogancia ni espíritu de revancha.

"No anunciaré que soy candidato a la elección presidencial (de 2017). Será en otro momento. La etapa de ahora pasa por poner a trabajar a mi familia política", dijo.

Sarkozy se refirió también a la opinión que los franceses arrojan sobre él en los sondeos, el ultimo difundido hoy por "BFM TV" con un 63 % de sus conciudadanos en contra de que sea candidato, frente a un 37 % que sí le apoya.

"He leído que un tercio de la gente se interesa por mi regreso. Eso supone 20 millones de personas. ¿Cuánto obtendrían Hollande, Fillon o Juppé si se preguntara lo mismo sobre ellos?", lanzó Sarkozy.

El expresidente también aprovechó para criticar a sus rivales inmediatos, a Juppé por rozar los 70 años y haber sido condenado hace una década a un año de inhabilitación por malversación de fondos públicos y a Fillon por no tener carisma de líder.

"No es mi culpa si no ha logrado colmar el vacío después de mi abandono", señaló.

Se refirió también a la líder del partido de extrema derecha Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que pasaría a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales si se celebraran hoy.

"La señora Le Pen se equivoca alegrándose de mi regreso", advirtió Sarkozy, que cuenta con lograr al menos un 25 % de los votos en una eventual primera vuelta en 2017, un apoyo que según sus cálculos sería suficiente para pasar a la segunda y definitiva votación.