Rusia estima que la cifra total de diplomáticos británicos expulsados rebasará el medio centenar

Un hombre ruso pasa junto a la embajada del Reino Unido en Moscú. /Efe
Un hombre ruso pasa junto a la embajada del Reino Unido en Moscú. / Efe

El gobierno ruso exige una explicación oficial a Reino Unido por la inspección de un avión suyo en Londres

REUTERS/EPMoscú

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha informado a Reino Unido más de medio centenar de diplomáticos británicos -frente a los 23 confirmados hasta ahora- deberán regresar a su país, según ha hecho saber este sábado la portavoz de la oficina diplomática del Gobierno de Moscú Maria Zajarova.

«Estamos hablando de unos 50 diplomáticos aproximadamente», ha declarado Zajarova, en un nuevo episodio de la progresiva ruptura de relaciones entre Rusia y Occidente tras las acusaciones vertidas contra Moscú por el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y de su hija Yulia en Londres el pasado 4 de marzo.

Skripal fue condenado en Rusia por vender información sensible a Reino Unido. Fue liberado en un canje de espías entre Moscú y Washington y recaló en suelo británico, donde vive bajo condición de asilado político.

Rusia ha negado toda implicación en el incidente y acusado a su vez a Londres de impedir que participe en la investigación. El cruce de acusaciones ha acabado degenerando en una multitudinaria expulsión mutua de diplomáticos.

Rusia exige una explicación oficial sobre el registro de un avión

El centro ruso para la coordinación de la seguridad aérea enviará el Reino Unido una solicitud para explicar las causas de la inspección del avión de la compañía aérea rusa Aeroflot en Londres, ha anunciado este sábado el Ministerio de Transporte de Rusia.

Aeroflot denunció el viernes que la Policía británica había llevado a cabo una inspección sin justificar de un avión suyo que debía salir en un vuelo Londres-Moscú, obligando a los tripulantes a bajar de la aeronave.

El Ministerio de Exteriores ruso ha reaccionado ante esas acciones calificándolas de "otra provocación por parte de las autoridades británicas", en el marco de la tensión bilateral por envenenamiento del ex agente doble Sergei Skripal y su hija Yulia en la ciudad británica de Salisbury, del que Londres ha acusado a Rusia, quien ha rechazado toda participación.

A la expulsión mutua de diplomáticos se une esta crisis con Aeroflot y el centro ruso de transportes, que "enviará una solicitud a sus colegas en el Reino Unido de explicar las causas de la inspección del avión de la compañía aérea en Londres el 30 de marzo de 2018", según la nota recogida por la agencia oficial de noticias RIA Novosti.

Si la explicación nunca llega o es insatisfactoria, Rusia declarará la inspección ilegal y se reservará el derecho de tomar medidas parecidas con aviones comerciales británicos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos