Francia condena a Teodorín Obiang a tres años de cárcel en suspenso por corrupción

Obiang, en una imagen de archivo. /ABDELHAK SENNA (Afp)
Obiang, en una imagen de archivo. / ABDELHAK SENNA (Afp)

El vicepresidente de la excolonia española fue acusado por blanqueo de capitales y otros delitos

COLPISA / AFPParís (Francia)

El hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodorín Obiang, fue condenado este viernes en París a tres años de cárcel en suspenso por corrupción, en un caso que reveló el fastuoso patrimonio que este hombre se había constituido fraudulentamente en Francia.

Teodorín Obiang, de 48 años, quien es vicepresidente de esta excolonia española, fue condenado también a una multa en suspenso de 30 millones de euros (35 millones de dólares) por blanqueo de capitales, desvío de fondos públicos, abuso de confianza y corrupción.

Esta condena es la primera contra un dirigente africano en el caso conocido como el de "bienes mal habidos", que salió a la luz en Francia en 2010 tras denuncias de las asociaciones Sherpa y Transparencia Internacional sobre la compra de bienes lujosos por parte de varios responsables africanos.

La investigación reveló que Obiang se había constituido en Francia un patrimonio descomunal que incluía una mansión de 4.000 m2 en la prestigiosa avenida parisina Foch,vehículos Rolls-Royce y Bugatti, y obras de arte de la colección Yves Saint Laurent-Pierre Bergé.

Sus suntuosos gastos en Francia, que incluían además la compra de trajes de lujo, fiestas majestuosas y viajes en jets privados, estaban muy alejados del día a día de Guinea Ecuatorial, un pequeño país de África Central, en donde más de la mitad de sus habitantes viven por debajo del umbral de pobreza.

Los jueces franceses estimaron que Teorodín Obiang no podía haberse constituido un patrimonio semejante únicamente con sus ingresos oficiales y que éste era fruto de una "malversación de fondos públicos". La corte ordenó además que se confisque todos sus bienes ya incautados, incluyendo su suntuosa mansión de 101 habitaciones en el distinguido distrito XVI de París. Pero esta confiscación deberá esperar la decisión de un procedimiento en curso ante la Corte Internacional de Justicia.

La condena pronunciada este viernes por el tribunal correccional de París fue inferior a la solicitada por la fiscalía nacional financiera francesa. Esta pedía tres años de cárcel y una multa de 30 millones de euros. Durante su juicio, la defensa de Obiang denunció la "injerencia" de Francia en "los asuntos de un Estado soberano". Tras conocerse el veredicto, su abogado, Emmanuel Marsigny, denunció una decisión "militante" y señaló que examinará "todos los recursos posibles".

Además de este caso, la justicia francesa está investigando la fortuna en Francia de otros familiares de líderes africanos, como el fallecido líder gabonés Omar Bongo y el presidente de la República del Congo, Denis Sassou Nguesso.

Teodorín Obiang nació en 1969. Tenía 10 años cuando su padre, Teodoro Obiang, derrocó a su tío, el sanguinario dictador Francisco Macías Nguema. En los años 80, el hijo del presidente siguió su escolaridad en Francia, en la prestigiosa escuela Roches, en Normandía (noroeste), que se enorgullece de acoger a los hijos "de los dirigentes del mundo entero".

Teorodín, hijo prodigio, gran amante de las fiestas y de la 'dolce vita' en París, Río o Malibú, no había cumplido aún los 30 años cuando su padre lo nombró ministro de Bosques. Fue en esa época en la que su país, otrora sin recursos, se enriqueció gracias al petróleo.

Teodoro Obiang, quien dirige Guinea Ecuatorial con mano de hierro desde 1979, promovió a su hijo en junio pasado, nombrándolo vicepresidente. Teodorín Obiang, un soltero empedernido con un look de estrella de rock, nunca ha escondido sus gustos de lujo. "Siempre estoy en búsqueda de algo excepcional", le dijo sin pelos en la lengua ante una cámara de televisión que hizo un reportaje sobre él en 1999 a un joyero que le propuso un reloj que costaba en esa época 22.250 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos