La Verdad

Los equipos aún no han hallado el cuerpo principal del avión de AirAsia

vídeo

Los equipos de rescate recuepran un cuerpo. / Efe

  • En la búsqueda, en medio de fuerte oleaje y condiciones atmosféricas adversas, participan varios aviones y barcos de Indonesia, Singapur, China y Estados Unidos

Los equipos de rescate reanudaron hoy la búsqueda de más víctimas y de las cajas negras del avión de AirAsia siniestrado con 162 personas a bordo el pasado domingo en el este de Indonesia, informan los medios locales.

En la búsqueda, en medio de fuerte oleaje y condiciones atmosféricas adversas, participan varios aviones y barcos de Indonesia, Singapur, China y Estados Unidos, así como un submarino no tripulado singapurés.

El jefe de la Marina malasia, Abdul Aziz Jaafar, indicó que las tareas de búsqueda se han expandido hasta un radio de 13.500 millas náuticas cuadradas en el mar de Java.

Los equipos aún no han hallado el cuerpo principal del Airbus 320-200 del vuelo QZ8501 de AirAsia, aunque sí han recuperado restos del aparato y siete cadáveres, los de tres mujeres y cuatro hombres.

La Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (Basarnas) de Indonesia informó ayer de que un barco que participa en las labores de búsqueda localizó con sus equipos de sonar el punto exacto donde reposa la aeronave.

El lugar indicado por el navío está a unos 30 metros de profundidad marina y a unas 100 millas náuticas (185,2 kilómetros) de la población de Pangkalan Bun, en el sur de la isla de Borneo, aunque los buceadores aún no han podido descender y confirmar el hallazgo a causa del mal tiempo.

El Airbus de AirAsia despegó el domingo pasado de la ciudad indonesia de Surabaya y tenía previsto aterrizar unas dos horas después en Singapur.

Embarcaron 155 indonesios, tres surcoreanos, un británico, un francés, un malasio y un singapurense, entre 155 pasajeros y una tripulación de 7 personas.

El piloto llamó a la torre de control en Indonesia a medio camino y solicitó permiso para virar a la izquierda y subir desde los 32.000 pies de altitud (9,76 kilómetros) hasta los 38.000 (11,59 kilómetros) para sortear una tormenta.

La torre de control aprobó el viraje en el momento pero cuando unos minutos después llamó al piloto para aprobar un ascenso, solo hasta los 34.000 pies, no pudo establece contacto.

Los expertos esperan que las cajas negras expliquen qué causó el siniestro de la aeronave.