La Verdad

Reactivar el crecimiento y unir a los brasileños son los grandes retos de Rousseff

Dilma Rousseff.
Dilma Rousseff. / Evaristo Sa (Afp)
  • La desconfianza de los sectores empresariales y las denuncias de corrupción son otros de los desafíos que tendrá que afrontar la mandataria tras su victoria electoral

A la presidenta reelecta de Brasil, Dilma Rousseff, le esperan grandes desafíos para gobernar esta gigantesca nación. La economía está casi paralizada, el mercado desconfía de la situación y el país está dividido tras una durísima campaña en la que ha triunfado por escaso margen.

Rousseff ha logrado el cuarto mandato consecutivo para el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) con un 51,6% de los votos en la segunda vuelta, una diferencia de solo tres puntos sobre el socialdemócrata Aecio Neves, que obtuvo el 48,3% de los sufragios.

"La economía no va bien, en el Congreso la presidenta tiene una mayoría volátil y está fragmentado en 28 partidos, existen graves denuncias de corrupción en la estatal Petrobras, y el país está dividido tras una campaña electoral extremamente polarizada", resume el politólogo independiente André César.

En medio de esa fragmentación, "para gobernar en un segundo mandato, Rousseff deberá hacer una coalición menor, con menos socios, pero más homogénea ideológicamente, y compartir más el poder con los partidos aliados", señala el analista Carlos Pereira, de la Fundación Getulio Vargas, al portal G1.

El Brasil de 2014 no es el mismo país de hace cuatro años, cuando Rousseff heredó de su padrino político, Luiz Inacio Lula da Silva, una economía que crecía al 7,5%. La población estaba eufórica con la mejora del nivel de vida tras ocho años de Gobierno del PT que sacaron a 29 millones de brasileños de la pobreza y ampliaron como nunca el crédito y el consumo.

Descenso de la confianza empresarial

"El primer desafío será anunciar qué hará con la política económica y las cuentas públicas. La presidenta tiene que intentar recuperar la confianza" perdida de los sectores económicos, señala José Francisco Lima Gonçalves, economista jefe del banco de inversiones Fator.

Aunque el país sigue recibiendo grandes cantidades de dinero en inversiones extranjeras, "la confianza de los empresarios está en su nivel más bajo en cinco años, los empresarios y los inversionistas están descontentos. Es muy urgente que la presidenta tienda puentes" con esos sectores, afirma Richard Lapper, principal analista de LatAm Confidential, órgano de investigación del Financial Times.

Aecio Neves, que prometía un giro liberal en la economía, era el candidato favorito de empresarios e inversores. Los agentes económicos achacan a Rousseff una política con demasiada injerencia gubernamental que no ha conseguido estimular el crecimiento ni mejorar la competitividad.

Mejoras urgentes

Rousseff anunció ya hace semanas que cambiará a su ministro de Hacienda, y existe una gran expectativa para conocer al sucesor. La mandataria, economista y exguerrillera de 66 años, ha defendido a capa y espada su política económica, que asegura ha sido capaz de mantener los salarios y colocar el desempleo en mínimos históricos, pero muchos estiman que tras no crecer este año, Brasil perderá puestos de trabajo en 2015.

"La seguridad del empleo ha sido uno de los principales pilares del actual Gobierno. Un 70% de los brasileños se sienten seguros en su empleo", señala Mauro Paulino, director de la encuestadora Datafolha.

Las grandes protestas callejeras de 2013 demostraron que los brasileños esperan urgentes "mejoras en los servicios públicos, la salud, la educación, pero tendrá que hacerlo con restricciones fiscales debido a la situación económica", apunta Vinicius Botelho, investigador del Instituto de Economía (IBRE) de la Fundación Getulio Vargas.

División

Los intensos ataques entre la mandataria y su adversario en la campaña han puesto de manifiesto una profunda división entre el electorado: los ricos con Neves, más afín al mercado; los pobres con Rousseff, que defendió los programas sociales que benefician a 50 millones de personas, un cuarto de la población. "El país sale de estas elecciones dividido de una forma inédita. Ese es un problema que la presidenta tendrá que atender de inmediato", dice André Cesar.

Es una situación que hasta el propio expresidente Lula reconoce. "La convivencia va a ser ahora cada vez más difícil. No es fácil hacer una alianza con 28 partidos. En vez de estar reclamando, tenemos que pensar en cómo construir una ingeniería de gobernabilidad en el país", ha señalado el exmandatario, en declaraciones publicadas por los diarios locales. Vestida de impecable blanco en su discurso durante la noche del domingo, Rousseff hizo un llamamiento "a la paz y la unión", así como al "diálogo".

Corrupción

La elección también deja sobre el tapete un escabroso tema que repercutió en toda la campaña: la corrupción, con denuncias de multimillonarios desvíos de la petrolera estatal Petrobras en beneficio del gobernante PT y políticos aliados. "Las investigaciones de este escándalo mostrarán resultados tras las elecciones; si se confirman las sospechas, podría hasta desencadenarse una crisis", señala Ricardo Ribeiro, de MCM Consultores. Rousseff también se refirió a este tema de manera indirecta la noche del domingo, al prometer "un compromiso riguroso con el combate a la corrupción".

En este contexto, la presidenta tendrá que vencer el descrédito que los brasileños sienten hacia sus políticos. "El 92% de los electores piensa que los candidatos que se eligieron no impulsarán los cambios que Brasil necesita", advierte Renato Meirelhes, presidente del instituto de opinión pública Data Popular.