La Verdad

Túnez condena a un año de cárcel a un DJ que pinchó un remix de la llamada a la oración

Dax J.
Dax J.
  • Dax J no se encuentra en el país, por lo que ha sido sentenciado en rebeldía

Un tribunal de Túnez ha condenado este jueves a un año de cárcel a un DJ británico por pinchar un remix de la llamada a la oración musulmana durante el Orbit Festival, en la localidad de Nabeul. Dax J no se encuentra en el país, por lo que ha sido sentenciado en rebeldía.

Fuentes judiciales citadas por el diario local 'Business News' han detallado que el DJ Dax J estaba imputado por "atentar contra las costumbres religiosas" del país. El gobernador de Nabeul, Mnauar Uertani, anunció el lunes el cierre inmediato del local, agregando que se había abierto una investigación para determinar responsabilidades. "Los ataques contra los sentimientos religiosos y lo sagrado son una 'línea roja' que no se ha de cruzar", advirtió Uertani. El Ministerio de Asuntos Religiosos condenó lo sucedido, expresando su "rechazo categórico a cualquier desprecio a los sentimientos de los tunecinos y sus valores religiosos". En su comunicado, hizo un llamamiento a la población "a que no actúe con nerviosismo, muestre sentido común y opte por los consejos para combatir este tipo de conducta".

El vídeo del momento en el que sonaba el remix fue compartido en las redes sociales, desatando numerosas críticas y abriendo un debate sobre lo ocurrido. Los organizadores del Orbit Festival se disculparon por lo ocurrido en un comunicado publicado en su página en la red social Facebook, recalcando que Dax J, "no tenía la intención de provocar cólera ni ofender". "Está claro, tras sus excusas, que Dax J es sincero y que no tenía intención de causar ningún mal a nuestros queridos participantes en el festival", manifestaron. Así, argumentaron que "el sonido del llamamiento al rezo le inspiró musicalmente y pensó que la tonalidad podría ser conmovedora". "No creía que podría ofenderos", explicaron.

Los organizadores indicaron que "toda esta polémica ha sido imprevista", afirmando que "es injusto que 20 segundos de música ensucien todo un evento de dos días que ha sido preparando durante largos meses". "No queremos vernos arrastrados a debates religiosos. No es nuestra idea manchar la imagen del Islam, que es una religión de paz y perdón. Por ello, amigos, perdón (...) y no olvidéis que la música es la respuesta", remacharon.

Temas