La Verdad

Un español lleva 11 días viviendo en aeropuerto de Bogotá por supuestas amenazas

  • El barcelonés señala a un hombre como exparamilitar, pero éste asegura que es solo un taxista

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

David de la Puente, un español de 41 años, lleva once días instalado en el aeropuerto El Dorado de Bogotá junto a su pareja colombiana, a la espera de conseguir un billete que le permita volver a su Barcelona natal y huir de un supuesto exparamilitar que, según dice, los ha amenazado de muerte. "Estamos en el aeropuerto por seguridad, las amenazas de muerte que recibíamos ya eran demasiado graves", dijo a Efe en el hogar que ha improvisado con su pareja al lado del oratorio de la terminal aérea, donde viven entre azafatas, turistas y pilotos.

La pareja, que se aloja en un pasillo poco transitado de la terminal de salidas de El Dorado donde unas pocas mantas y un ordenador permanentemente conectado son sus únicas posesiones, no dio detalles sobre los motivos por los cuales habría recibido amenazas. De La Puente cuenta que llegó a Colombia en septiembre de 2012 para conocer en persona a su pareja, la colombiana Gladys Patricia López, de 45 años, que lo contactó a través de Facebook y de la que se acabó enamorando.

Asegura que al poco de llegar a Colombia le robaron el dinero que iba a utilizar para regresar a España acompañado de su mujer, así que empezó a trabajar en la reforma de una casa a cambio de residir en ella. Fue entonces cuando, según dice, la pareja decidió acoger a una joven y a su padre, que empezó a atemorizarlos hasta el punto que decidieron pedir a la embajada española que les sufragara los billetes de vuelta, y ante la dificultad para obtenerlos, optaron por irse al aeropuerto a la espera de que se solucionara su situación.

Fuentes diplomáticas dijeron a Efe que De La Puente solicitó ayuda para regresar a España y que esa petición está en estudio en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Medios locales señalan que el hombre al que el español acusa de amenazarlos es en realidad un taxista, pero De La Puente insiste en que este se jacta de ser un exparamilitar. "El señor supuestamente es un exparamilitar que trabajaba para un esmeraldero ya muerto. Un hombre bastante racista que me llamaba español y ladrón de mierda", sostuvo. Según afirma, las amenazas también afectaban a su pareja, a la que le decía que era "una vergüenza" que estuviera con un extranjero y le pedía que se casara "con un colombiano que le enseñara su lugar como mujer".

El supuesto agresor, llamado Henry Nelson Pérez, se enteró de la historia que lo involucra por medios locales, razón por la cual se presentó ante la Policía para formular una denuncia por calumnia contra el ciudadano español. Pérez relató que el pasado 26 de diciembre tuvo una discusión con el español porque éste le insultó a su hija, por lo cual De la Puente llamó a la Policía, pero al no haber agresiones físicas el caso no pasó a mayores, y por eso reclama una retractación de las acusaciones vertidas en su contra por las supuestas amenazas y por haber sido tachado de paramilitar.

En esta historia con tintes de novela, De La Puente asegura que lleva desde agosto pidiendo a la Embajada española en Bogotá que lo repatríen, pero no ha tenido éxito. "Una de las empleadas de la embajada me dijo que yo era catalán y que como tal tenía que ser mi familia o la Generalitat quien se hiciera cargo de mí", agregó, extremo que fuentes diplomáticas negaron tajantemente. En sus declaraciones a Efe, De La Puente afirma que su situación es insostenible, que en cualquier momento podrían matarlo a él y a su mujer y que no tiene a nadie en España que se pueda hacer cargo de su vuelta.