La Verdad

El yihadista del atentado de Nochevieja en Estambul quería matar a cristianos

El yihadista del atentado de Nochevieja en Estambul quería matar a cristianos
/ Reuters
  • El atacante, Abdulgadir Masharipov, irrumpió a tiros en una discoteca y mató a 39 personas

El yihadista que irrumpió a tiros en una discoteca de Estambul en Nochevieja y mató a 39 personas buscaba matar a la mayor cantidad posible de cristianos, según un documento judicial al que ha tenido acceso el diario turco Hurriyet.

El terrorista, Abdulgadir Masharipov, en un principio había planeado un atentado en la zona de la plaza Taksim, pero finalmente se decidió por la discoteca de lujo Reina debido a las medidas de seguridad que había en Taksim, según el documento.

"No he participado en otros actos antes del Reina. Pensé en atacar a los cristianos en su festividad para vengarme por sus asesinatos en todo el mundo. Mi objetivo era matar a cristianos", ha confesado Masharipov. Entre las víctimas del atentado hay ciudadanos de varios países árabes, de India y de Canadá.

"Si hubiera querido, hubiera empleado un arma para matar a gente allí (en Taksim). No había forma de entrar en Taksim. Había muchísima policía. Entonces cambié de idea", ha añadido.

El Estado Islámico reivindicó al día siguiente del atentado la autoría del mismo en represalia por la intervención militar turca en Siria. En agosto las tropas turcas cruzaron oficialmente la frontera para atacar a las fuerzas del Estado Islámico y de la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG).

Masharipov, uzbeko, ha reconocido su pertenencia al Estado Islámico y ha advertido de que el grupo busca tener una presencia en países sin mayoría musulmana, según los documentos judiciales obtenidos por 'Hurriyet'. Además, ha explicado que su intención original era viajar de su país a Siria junto a su familia, pero al no poder realizar el viaje, optó por quedarse en Turquía. El sospechoso asegura que no se ha reunido ni ha mantenido conversaciones telefónicas con otros miembros del Estado Islámico desde que llegó a Turquía.

Además, Masharipov ha manifestado su preferencia por una condena a muerte y ha asegurado que no lamenta sus actos, que no iban dirigidos contra Turquía, sino que eran actos de "venganza". "Sería mejor que se dictara sentencia de muerte. Lancé las granadas aturdidoras cuando se me acabó la munición. No ocurrió nada. Seguía vivo, pero fui allí a morir", ha relatado.

Turquía derogó la pena de muerte de 2002 en el marco de las negociaciones de adhesión a la UE, pero las autoridades están tramitando su reinstauración, lo que probablemente certificará el cierre de las conversaciones con Bruselas.

El yihadista fue detenido el pasado 16 de enero en Estambul y está ya formalmente acusado por pertenencia a un grupo terrorista armado, varios cargos de asesinato, posesión de armamento pesado e intento de subvertir el orden constitucional, según la información difundida por la agencia de noticias estatal turca Anatolia.