La Verdad

El Senado de EE UU aprueba la ley que permite armar y entrenar a los rebeldes sirios

Barack Obama, presidente de EE UU
Barack Obama, presidente de EE UU / Afp
  • Obama descarta que vaya a coordinarse con el régimen de Al Assad, a pesar de que éste ofreció su colaboración a la comunidad internacional para derrotar al Estado Islámico

El Senado estadounidense ha aprobado este jueves la ley que permite armar y entrenar a los rebeldes sirios moderados, como parte de la estrategia impulsada por su presidente, Barack Obama, para combatir a las milicias del Estado Islámico.

La normativa ha sido aprobada con 78 votos a favor y 22 en contra un día después de que la Cámara de Representantes diese luz verde a la propuesta. Tras el visto bueno de ambas cámaras, Obama deberá firmar la ley para que entre en vigor.

Los votos negativos proceden de diez senadores demócratas y doce republicanos. Algunos de ellos han criticado la inclusión de un "voto de guerra" en la votación de una ley presupuestaria, aunque otros han mostrado su preocupación por el recrudecumiento de la guerra al dar armas a los rebeldes , que podrían caer en manos equivocadas y suponer una amenaza para la seguridad.

"Tenemos que defendernos a nosotros mismos de esos yihadistas bárbaros, pero no compliquemos el problemas armando a rebeldes irresponsables en Siria", ha afirmado el senador republicano de Kentucky Rand Paul, que considera que las armas acabarán en manos de los milicianos del Estado Islámico.

El mandatario anunció hace una semana, coincidiendo con el 13º aniversario del 11-S, su intención de ampliar la ofensiva aérea sobre el Estado Islámico a Siria desde Irak, donde lleva bombardeando desde el pasado 8 de agosto.

Obama ha descartado que para ello vaya a coordinarse con el régimen de Al Assad, a pesar de que éste ya ofreció su colaboración al resto de la comunidad internacional para derrotar al Estado Islámico, que también combate a sus fuerzas en el marco de la guerra civil siria.

La posibilidad de que Estados Unidos bombardee Siria sin autorización de su Gobierno ha llevado al régimen de Al Assad y a Rusia a alertar de que podría constituir una agresión, que podría recibir una respuesta.