Se hace este tatuaje borracho en la cara y ahora se queja de que no encuentra trabajo

Se lo hizo en la cárcel y la tinta le ocupa la mitad de la cara

C. GARCÍA

«Devast8» (devastado), dice el tatuaje de Mark Cropp y que ocupa la mitad de su cara. Este joven neozelandés afirma que cuando se grabó esta palabra en la cara «estaba borracho» en su celda de la prisión de Christchurch y «me dejé hacer», ahora no encuentra trabajo por su culpa.

Cropp dice estar muy arrepentido de haberse hecho este tatuaje, pero explica que eso no debe sembrar las dudas a las empresas sobre sus ganas de trabajar. Además de este, que le ocupa toda la parte inferior de su rostro, tiene otro más pequeño en la parte superior de la ceja izquierda.

Mark Cropp pasó una temporada en la cárcel por una serie de robos y asaltos con armas. Se declaró culpable de todas las acusaciones y explicó que lo había hecho porque necesitaba dinero: «Necesitaba ayudar a mi novia embarazada y a mi mismo, pues nos echaron de casa de sus padres y no teníamos un hogar donde vivir».

Ahora está intentando quitarse de la cara el enorme tatuaje que tantos disgustos le está dando. El proceso es lento y doloroso, pero ya empieza a notar los pequeños avances.

Fotos

Vídeos