Supervivientes: Laura y Alba Carrillo se apiadan de José Luis

La paz se fraguó en unas circunstancias adversas para la supervivencia

C. GARCÍA

Dicen que cuando el ser humano está al límite deja salir sus instintos de supervivencia primitivos. A los concursantes de Supervivientes ya les ha pasado en más de una ocasión, pero esta vez también ha salido a relucir el compañerismo, algo que se creía olvidado en Honduras ya.

Noticias relacionadas

De sobra es conocida la animadversión que existe entre Laura Matamoros y José Luis. El de Masterchef no es precisamente el mejor amigo de las mujeres del concurso, de hecho Alba Carrillo tampoco le tiene en muy alta estima. Pero estos sentimientos encontrados cedieron el paso a la conciliación hace unos días. ¿El culpable? El clima.

Mientras en España gozamos de buenas temperaturas veraniegas, en Honduras hacen frente a la humedad y a las bajas temperaturas. El día salió algo frío y nublado, el agua estaba congelada, según decían los concursantes de Supervivientes. El hambre comenzaba a acechar los estómagos de los habitantes de Cayo Paloma, pero había pocas ganas de meterse a la fría agua caribeña.

Un confiado y valiente José Luis, haciendo gala del espíritu manchego que le caracteriza, decidió actuar en beneficio de sus compañeros y se fue a pescar al agua. Laura y Alba Carrillo intentaron evitarlo, preocupadas por si le pasaba algo a su compañero. Pero él hizo oídos sordos y se fue a por lo único que calmaría a esos estómagos ruidosos.

Unas horas después, José Luis volvió con sus compañeros y llevó consigo a dos pescados. A Alba Carrillo y Laura Matamoros no les importaba demasiado la comida, estaban preocupadas por su compañero. Laura consiguió ropa seca al cocinero y se encargó de entrara el calor. A veces hay paz en Supervivientes.

Fotos

Vídeos