Sofía y Letizia: así empezó todo

La escena del último desencuentro/
La escena del último desencuentro

Ninguna periodista ha tenido el acceso a la Reina Sofía como Pilar Urbano. Durante años mantuvieron conversaciones privadas. Por su interés, publicamos un extracto de la entrevista que mantuvimos con la reportera en 2008, donde aporta numerosas claves sobre la reina Letizia y su relación con la reina emérita.

XL SEMANAL

- XLSemanal. ¿Cómo es la relación de los Reyes, especialmente la del Rey, con su nuera?

- Pilar Urbano. Ella no me dice nunca que el Rey no se lleve bien con Letizia. Me asegura que no hubo reticencias. Mira, por abreviar, te cuento varias escenas. Me dice la Reina: «Es verano, estamos en Palma y, a la hora del café, Felipe mira el reloj y dice: «Me voy a ver el telediario de las 3». Y al día siguiente: «Me voy a ver el telediario». Y al día siguiente, otra vez. Y yo pensé: «¿Qué tendrá el telediario de las 3?». Y me voy con él. Y, claro, en verano, noticias de poca importancia, nada. Lo único que no variaba era la chica, la locutora. Y él comentaba: «Es guapa, tiene estilo, lo hace muy bien…»». Siguiente escena: «Un día me dice: «Mamá, estoy enamorado. De Letizia, la periodista. Es la mujer de mi vida». «¿La mujer de tu vida?», le pregunto. «Es que he pensado casarme». «¿Casarte? Eso es para toda la vida», le digo. ¡Yo no sabía nada, más que que era la chica mona del telediario de las 3! Y él me dice: «Claro, es que eso es lo que quiero, que sea para toda la vida». «Piénsatelo», le digo. Y entonces él me empieza a hablar de ella y termina: «Mamá, estoy seguro de que lo hará bien»».

- XL. ¿Y la Reina qué cara puso? ¿No se asustó?

P.U. Ella lo estaba viendo venir. Para ella fueron claves dos cosas: una, que él estaba muy enamorado; la otra, que ella estaba muy enamorada. «Es que ella ha tenido que renunciar a su vida y a su profesión, que la lleva en la sangre», dice la Reina. Y yo le pregunto: «Si ella hubiera podido casarse con el comandante Borbón, sin ser princesa, ¿lo hubiera preferido?». «¡Por supuesto, mil veces!», enfatiza la Reina. «Letizia añade ha tenido que cambiar de vida y es una entrega muy fuerte, muy dura. Aquí no se lleva una vida «de reina». Aquí hay tres palabras que no se pueden decir juntas jamás: No-me-apetece.»

- XL. Supongo que hay una tercera escena: se conocen…

P.U. El Príncipe organiza una merienda en su casa. Me cuenta la Reina: «»Todo muy normal dice Felipe, como si fuera lo más natural del mundo», y nada de eso: ¡estábamos los cuatro como flanes!». Le pregunto: «¿Tuvo que convencer al Rey?». Me responde: «El Rey y yo sabemos desde hace muchos años que nuestros hijos se iban a casar con quien quisieran y por amor. Cuando mi hija se va a Barcelona, yo ya sé que con quien alterna es con la clase media, con sus compañeros de trabajo, del gimnasio, ¡pues de ahí saldrá su marido…! Yo sé con quién salen mis hijos».

- XL. En esa merienda, ellos ya saben que Letizia está divorciada.

P.U. Ése es un tema delicado… «Plebeya, periodista, divorciada, de padres divorciados, de madre sindicalista… hombre, es fuerte», le digo yo. Y me dice ella: «¿Qué piensas, que es como meter al enemigo en casa?». La Reina insiste: «A los suecos les pusieron como rey, tras la Revolución Francesa, a Charles Bernadotte, plebeyo, militar, casado con Désirée, plebeya, que había sido amante de Napoleón; no sólo no tenía sangre real, sino que era republicano y, además, era el enemigo francés que ayudó a los daneses contra ellos. Pues bien, fue aceptado, es Carlos XIV, instaura la dinastía de los Bernadotte y… hasta ahora.

- XL. Hombre, no es lo mismo la monarquía hace dos siglos que ahora. Ahora está mas expuesta, antes se acataba, hoy puede ser cuestionada…

P.U. Para ella es un claro ejemplo. La Reina dice: «¿Es la profesión? ¿Es el origen familiar? ¿Es la clase social? No, es la persona». Hace tales elogios de Letizia que tendría que leerlos para acordarme de todos: cariñosa, dulce, con sentido del deber, inteligente, buena madre, elegante… «Yo no he tenido que darle clases particulares de nada», afirma. «Yo me la traje aquí, a vivir, para que viera. Tenía que ver y oír. Nada más. Letizia tiene un instinto del saber estar y del estar para servir que le da mil vueltas a muchos de la realeza.»

- XL. Tiene la Reina trato habitual, cotidiano, con Letizia…

P.U. Mira, ella me dijo: «El casado casa quiere y yo soy la suegra. Siempre que puedo, que sé que no voy a estorbar, voy, porque los tengo ahí al lado. Me gusta mucho ir cuando está bañando a las niñas… A mí, Letizia me ha enseñado mucho, de la vida, de la calle, de la actualidad. Yo no entro en Internet, pero ella me cuenta de todo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos