Cómo tener sexo en la ducha y no morir en el intento

Cómo tener sexo en la ducha y no morir en el intento

La ducha es el cuarto lugar más peligroso para mantener relaciones sexuales

C. GARCÍA

El verano es la época preferida por todos para probar nuevas aventuras sexuales, es ahora cuando más se practica el sexo en la ducha. Y es que, con el calor, ese es el lugar donde más tiempo pasamos al día. Un 42% de hombres y un 26% de mujeres admite que es su lugar favorito para hacer el amor. Ahora bien, tener relaciones ahí también tiene su lado negativo, pues se ha catalogado a la ducha como el cuarto lugar más peligroso donde tener sexo, solo superada por el sofá, las escaleras y el coche en movimiento.

A la cabeza de muchos vendrán famosas escenas de películas hollywoodienses, como 'El especialista', con Silverter Stalone y Sharon Stone acariciando sus cuerpos desnudos mientras el agua corría por su cuerpo. O más recientemente la de 'Cincuenta Sombras más oscuras', cuando Grey y Anastacia tienen un salvaje encuentro en la lujosa ducha del empresario.

Consejos

Lo cierto es que en la realidad estos encuentros de película no podrían llevarse a la práctica, al menos no sin sufrir una rotura de menisco, partirse el cuello o retorcerse un brazo. El sexo en la ducha es morboso, pero también peligroso; el agua y el jabón no ayudan a la estabilidad. Por esta razón, te damos algunos consejos sobre cómo hacerlo en este lugar sin sufrir ningún percance.

En primer lugar, sería ideal tener una alfombrilla antideslizante en el suelo de la ducha. Si no se dispone de una de ellas, se puede poner una toalla que haga de moqueta improvisada. La mejor postura aquí es de pie, el conocido como 'doggy style'; hacerlo uno frente a otro es muy bonito en las películas, pero casi imposible en la vida real. También se puede sentar uno de los dos y el otro ponerse encima, esto sería más seguro, aunque quizás más incómodo. Por esta razón, y aquí viene otra idea, se podría poner una silla en la ducha para facilitar la postura.

Muchas personas mayores usan barras para agarrarse y evitar una caída. No sería tan mala idea instalarlas en nuestra ducha si queremos que sea un lugar de lujuria además de higiene. En algunos lugares ya consideran esta opción y hay esposas con ventosas para poner en las duchas y poder realizar algunos juegos eróticos mientras el agua cae sobre los cuerpos.

Temas

Sexo, Verano

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos