La autopsia a Carrie Fisher descubre 6 sustancias tóxicas

Carrie era bipolar y adicta a las drogas, algo que marcó su vida hasta su fatal desenlace
Carrie era bipolar y adicta a las drogas, algo que marcó su vida hasta su fatal desenlace / EFE

Cocaína, morfina, codeína, oxicodona, éxtasis y heroína fueron encontrados en su cuerpo

F. OLMOS

La actriz Carrie Fisher, famosa por su papel como Leia en 'La Guerra de las Galaxias', cayó desplomada en un vuelo desde Londres el pasado 23 de diciembre. Fue trasladada a un hospital de Los Ángeles, donde falleció cuatro días después. Desde entonces las cábalas sobre los motivos de su muerte han sido diversas y variadas, aunque al ser de conocimiento público su lucha contra su propia adicción a las drogas la gran mayoría de teorías apuntaban en la misma dirección.

Ahora una autopsia ha revelado que en el cuerpo de Fisher había nada menos que seis sustancias en el momento de su muerte: cocaína, morfina, codeína, oxicodona y rastros de éxtasis y heroína. De estas últimas dos sustancias no se puede precisar ni «la dosis ni el momento de exposición» y por tanto tampoco «hasta qué punto la heroína influyó en la causa de la muerte», que se ha establecido finalmente como una apnea del sueño, un trastorno respiratorio y las diversas enfermedades del corazón que padecía además de «la ingesta de múltiples drogas».

«Mi madre luchó contra la adicción a las drogas y las enfermedades mentales durante toda su vida. Y finalmente murió de eso», dijo la hija de Fisher, la también actriz Billie Lourd, en un comunicado publicado el viernes en la revista de noticias de celebridades People. El hermano de Carrie, Todd Fisher, dijo por su parte que su batalla contra las drogas y el trastorno bipolar habían puesto «de forma lenta pero segura su salud en peligro durante muchos años».

La madre de Fisher, la actriz Debbie Reynolds, sufrió un ataque fulminante el día después de la muerte de su hija. Un mes trágico para la familia, que sigue de luto.

Fotos

Vídeos