Paula Echevarría: «No hay reconciliación ni divorcio»

Paula Echevarría, en una imagen reciente. / R. C.

La actriz admite su «separación física» de David Bustamante y dice que «la pelota está en su tejado»

P. MUÑOZ

No hay intenciones de reconciliación, pero tampoco las hay de divorcio». La actriz Paula Echevarría, que ayer compareció ante la prensa como imagen de una marca de cosmética capilar, aseguró que su relación con su todavía marido David Bustamante se encuentra en el mismo punto desde que el pasado mes de abril su ruptura se hiciera del dominio público, aunque por primera vez reconoció que existe entre ellos una «separación física». «La evolución en mi matrimonio es que, de momento, no hay evolución», resumió. «De momento, estoy separada, pero solo físicamente. Por mi parte sigue igual, la pelota está en otro tejado, tenéis que ir a preguntarle a él».

La protagonista de 'Velvet' aseguró, además, que su relación con David no se ha resentido en esta anómala situación que atraviesan desde hace meses: «Nos llevamos muy bien. Tenemos una mejor relación de la que los medios decís», aseguró.

La decisión del cantante de alquilar un lujoso ático en Pozuelo de Alarcón, con la intención de trasladarse a él en un futuro inmediato, parece una señal más de que se prepara ya para un futuro en solitario; ella, sin embargo, opinaba que nada ha cambiado: «Para mí eso significa que se cambia de piso. ¡Si él ya no estaba viviendo en casa!», razonaba. «Es más, las fotos de la casa nueva me las ha enseñado él. A día de hoy, aún no sabemos qué vamos a hacer con el chalet. Ni siquiera se ha hablado de eso». Echevarría insistió en que el cantante no le ha comunicado que tenga intención de divorciarse. «Quiero creer que la primera a la que se lo diría es a mí. Estuve con David anteayer y hablamos de cosas, pero no se habló de eso», zanjó.

La imagen que han dado ambos en los últimos tiempos -ella, activa en sus compromisos profesionales y risueña en su fiesta de cumpleaños; él, protagonizando algún encontronazo con los medios del corazón e incluso anulando algún concierto-, transmiten la impresión de que Paula sobrelleva su separación con mucho más aplomo que David. La actriz, sin embargo, lo niega. «Aquí no hay buenos ni malos, ni culpables ni mártires. Yo también sufro. Hemos vivido juntos doce años y eso no se olvida de un día para otro. Hay que acostumbrarse a vivir solo. A David lo quiero mucho, siempre lo he querido y lo querré».

Fotos

Vídeos