Paula y Bustamante, juntos en la comunión de su hija

Paula y Bustamante, con su hija.
/Gtres
Paula y Bustamante, con su hija. / Gtres

La actriz y el cantante vuelven a encontrarse en público para acompañar a Daniella

JAVIER GUILLENEA

Paula Echeverría y David Bustamante, la expareja más romántica del momento, se besaron y también sonrieron. Las suyas fueron sonrisas de esas tan perfectas que parecen recién sacadas del folleto de un dentista. Los besos se quedaron en eso, en roces de labios contra mejillas, pero fueron suficientes como para hacer renacer la esperanza del retorno del amor, de la reconciliación del que una vez fue el matrimonio perfecto -según ellos- y ahora es el exmatrimonio que aspira a la perfección del desencuentro.

Como no podía ser de otra manera, todo fue felicidad en la iglesia de Santa María de los Ángeles San Vicente de la Barquera, donde el sábado la hija de Paula y David, Daniella, participó en el día de su Primera Comunión. La niña no fue la protagonista, como suele ser habitual en estos casos, porque sus padres acapararon todas las miradas. No era para menos, cualquier gesto de la actriz y el cantante podría dar pistas sobre la verdadera situación de ambos. La suya es la ruptura más inexplicable y dolorosa desde la de Brad Pitt y Angelina Jolie. A día de hoy aún no se sabe si los dos españoles podrán recomponer el amor que rompieron de tanto compartirlo en instagram. Es una incógnita.

El momento llegó después de la misa. Paula y David, cogidos de la mano por ósmosis a través de las manos de Daniella, posaron para la prensa a las puertas del templo, donde se arracimaban fotógrafos y admiradores que empezaron a sugerir recomendaciones como «hay que quererse» y a ordenar el clásico «que se besen» de todas las bodas. Fue entonces cuando Paula posó sus labios sobre la mejilla de David, que hizo el anticobra, no como el otro David, y se dejó besar con rostro más o menos enamorado pero siempre feliz. Hubo más besos, todos similares. El que besaba dejaba caer los labios, el besado sonreía hacia alguna parte. Todo fueron sonrisas, todo augurios insondables. Fue el día de su Primera Comunión. El de Daniella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos