¿Qué podría pasar si tuvieras sexo en la playa?

Aunque sea el lugar preferido de las fantasías sexuales, no es el más indicado para la salud

C. GARCÍA

Llega el verano y la gente ve en la playa y la piscina el lugar ideal al que huir de las altas temperaturas. Pero hay que disfrutar de estos espacios con cuidado, pues también tienen su normativa y condiciones de uso. Hace unos días, todo el mundo se escandalizó con la norma de no orinar en las playas de San Pedro del Pinatar; curiosamente, respecto al sexo, no hay ninguna prohibición en esta zona. Ahora bien, por precaución, quizás deberías saber lo que te podría pasar si lo practicas en estas aguas públicas.

1. Podrías coger una infección bacteriana gracias a los miles de estos microorganismos que navegan a sus anchas por las saladas aguas marinas. En las piscinas, la situación no es mucho más optimista, las bacterias también hacen su particular fiesta en aguas con cloro aunque no te lo creas. Si no quieres arriesgarte a sufrir mucho cada vez que vayas al baño, se recomienda evitar ciertas prácticas de fricción en el interior del agua.

2. Más que placentero, el sexo puede ser muy doloroso en el interior del agua. Si pensabas que el agua ayuda a la lubricación, por aquello de estar 'mojada', estás muy equivocado. Lo que hace el agua es retirar el flujo que facilita tener relaciones sexuales, por lo que será bastante doloroso conseguir que el coito sea agradable.

3. Si usamos preservativo, hay que llevar especial cuidado. Como comentábamos, la lubricación es muy complicada en el agua, por lo que el roce es mayor y con ello hay riesgo de rotura del condón. Para no llevarse sustos, lo mejor es salir fuera del agua cuando notáis que la temperatura empieza a subir.

4. Aunque creas que con el agua todo es más fácil y la imaginación puede tener un plus en posturas, es importante tener en cuenta la profundidad, las rocas cercanas... Se supone que estáis haciendo el amor, no una prueba de acrobacia marina. Intentar imitar a Burt Lancaster y Deborah Kerr en 'De aquí a la eternidad' no es la mejor idea tampoco. En el cine todo quedó muy bonito; en la vida real, los protagonistas habrían acabado con tierra por todas las partes de su cuerpo y habrían tragado el agua de cada ola que llegaba a ellos.

5. Por último, aunque en San Pedro aún no haya prohibición explícita de tener sexo en la playa, en algunas zonas de España no se permite. En Tossa de Mar (Gerona), además de una infección orina, un desgarro vaginal y tierra en partes de tu cuerpo que ni imaginabas, también puedes llevarte a casa una bonita multa.

Fotos

Vídeos