La Guardia Civil asegura que el vídeo no aclara si hubo abusos en la casa de Gran Hermano

José María y Carlota, en el programa. /Mediaset
José María y Carlota, en el programa. / Mediaset

El murciano José María Pérez fue expulsado del programa después de hacer 'edredoning' con Carlota, su pareja, tras una fiesta en la que ambos consumieron alcohol

LA VERDADMurcia

El principal perjudicado tras la denuncia por abuso sexual presentada por uno de los responsables de contenido de Gran Hermano ha roto su silencio. El murciano José María Pérez, acusado de haber mantenido "una relación sexual no consentida" con su pareja, Carlota Prado, también concursante en el programa, agradeció el apoyo recibido a través de la cuenta de Twitter de su club de fans, que gestionan familiares y amigos.

A través de la misma cuenta de Twitter, se ha distribuido un comunicado oficial en el que afirman que José María ha puesto el asunto en manos de sus abogados "para preservar sus derechos y su dignidad". En el mismo comunicado, se asegura que el concursante no ha recibido comunicación de la Guardia Civil ni de ningún juzgado, "pero en el momento en que se le solicite, acudirá para colaborar en todo lo que pueda con la 'investigación' a la que hacen referencia las noticias y para demostrar la falsedad de la misma".

El club de fans de José María denuncia que, si bien los concursantes tienen que conseguir la comida mediante pruebas, pueden acceder a la bebida sin impedimento alguno, y señalan la acusación de abuso como "nuevo intento de conseguir mayor audiencia del programa sin importarles el daño que pudieran ocasionar" por parte de la dirección del programa.

Diversos medios se han hecho eco de la noticia de que la Guardia Civil no observa indicios de delito en el vídeo aportado por los responsables de Gran Hermano y que la supuesta víctima no ha presentado denuncia alguna, por lo que no se estarían llevando a cabo diligencias al respecto.

Fotos

Vídeos