La escena eliminada de Juego de Tronos que explica uno de los grandes momentos

Isaac Hempstead-Wright, que encarna a Bran Stark, reveló que se omitió una de las escenas del último capítulo de la temporada

C. GARCÍA

Este texto contiene 'spoiler'

El último capítulo de Juego de Tronos tuvo grandes momentos que los fans no podrán olvidar hasta que dentro de dos años se estrene la octava temporada. Uno de los momentos más aplaudidos fue la encerrona que Sansa Stark, Arya y Bran prepararon a Meñique y que terminó con la muerte de este.

El manipulador asesor había tratado de convencer a Sansa para acabar con su hermana Arya y así asegurarse el trono de Invernalia. Lo siguiente que se ve después de esa conversación es la escena en la que Peryr Baelish acaba degollado por la pequeña Stark.

Isaac Hempstead-Wright, que interpreta a Bran Stark, el cuervo de tres ojos, ha revelado que se omitió una escena del último capítulo. La razón de que no se emitiera puede ser un ahorro de tiempo y que su omisión no intercedía en la trama del mismo.

La escena en cuestión mostraba a Sansa, dubitativa con las sugerencia de Meñique, que decidía ir a hablar con Bran, que puede verlo todo, antes de juzgar a Arya. «De repente se le ocurrió a Sansa que ella tenía un departamento de circuito cerrado de televisión y vigilancia enorme a su discreción y que podría ser una buena idea para consultar con él primero antes de destripar a su propia hermana. Así que va a Bran y él le dice todo lo que necesita saber y ella acaba como 'oh, mierda'», explicó el joven actor en la revista Variety.

La decisión de no mostrar esta escena incluso dio mayor sorpresa al espectador en la escena en la que Meñique es ejecutado. Por lo que resultó ser un acierto su omisión.

Fotos

Vídeos